Con la participación de 200 especialistas de Estados Unidos, Asia y América Latina, inició la XIX conferencia de Zonas Francas de las Américas.

En el evento participan el General (R) Álvaro Baltodano, delegado presidencial para las inversiones; el presidente del Cosep, José Adan Aguerri; el doctor Mohammed Alzarooni, presidente de la organización de Zonas Francas; y el señor Juan Pablo Rivera, presidente de Asociación de Zonas Francas de las Américas (AZFA).

Durante el acto, se firmó un convenio de cooperación entre la Confederación de Operaciones Económicas Autorizados de Latinoamérica, España y el Caribe (Coealac) y la Asociación de Zonas Francas de las Américas (AZFA).

El propósito es promover la certificación de todas las zonas francas de las Américas en el programa de operadores económicos autorizados, que tiene el interés de establecer estándares internacionales mediante la función de un centro de garantía que los acredite.

El General Baltodano, durante su intervención, señaló que Nicaragua en los últimos años ha alcanzado un desarrollo sostenible en el sector textil-vestuario con una alta generación de empleos y un alto valor competitivo.

“La diversificación sectorial en el régimen de zonas francas ha sido un hecho, sobresaliendo además de textil-vestuario, los arneses automotrices, tabaco, agroindustria, servicios tercerizados, calzado, ensamblaje, insumos médicos, joyas”.

“En el 2015 la concentración por valor de exportación en el textil-vestuario es del 57 por ciento, en arneses automotrices un 25 por ciento, tabaco un 7 por ciento, agroindustria un 7 por ciento y el restante 4 por ciento en servicios tercerizados y otros”.

En cuanto a la generación de empleo, el delegado presidencial para las inversiones, sostuvo que la a la fecha hay 110 mil empleos directos en 49 zonas francas en las que están 175 empresas certificadas, llegando a 2,510 millones en exportaciones, equivalente al 50 por ciento de las exportaciones totales del país.

Trabajarán en la diversificación dentro del régimen

“Tenemos desafíos importantes que enfrentar y estaremos invitando a todos nuestros aliados para que en los próximos tres a cinco años trabajamos juntos en el diseño e implementación de una estrategia sectorial dentro del régimen de zonas francas, promoviendo la diversificación sectorial de la misma”, señaló Baltodano.

Esta estrategia sectorial incluiría un cambio de la matriz productiva hacia productos de mayor valor agregado.

“Implementar un plan de formación técnica más enfocado en curso técnicos que fortalezcan el recurso humano en sus puestos de trabajo y en obtener mejores empleos, diseñar una estrategia de promoción del sector, manteniendo y fortaleciendo las políticas de alianzas que son el principal factor de éxito actual del régimen de zonas francas”.

Zonas francas continúan consolidándose a nivel mundial

“Las zonas francas deben salir del trabajo de rutina, deben ser pioneros y fuentes de nuevas ideas para los gobiernos”, externó Mohammed Alzarooni.

En Nicaragua y en la región centroamericana se ha presentado una oportunidad desde la implementación del Cafta. Nicaragua desde el 2006 ha aumentado las exportaciones a Estados Unidos en un 71 por ciento, aseguró.

“Mucho de este crecimiento surge de un sistema progresivo de zonas francas que continúa atrayendo inversiones y creando oportunidades para empleo local y empoderamiento económico, un indicador de esto es el crecimiento anual en el número de empresas, fábricas que operan en las zonas francas de Nicaragua, creciendo en más de 10 por ciento en la última década”, agregó Alzarooni.

Juan Pablo Rivera del AZFA, indicó que las 385 zonas Francas en todo el continente y España, representan el 12.7 por ciento del total de zonas francas a nivel mundial, y que cada país está trabajando en ajustar las normativas que se exigen.

“Estas zonas francas cuentan con cerca de 8 mil empresas de diferentes sectores industriales, de logística, de servicios, comercio, generando más de 925 mil empleos directos, un millón 380 mil indirectos, ofreciendo mayor competitividad y capacidades para el desarrollo de las economías”, subrayó.

“Las zonas francas deben orientarse hacia las nuevas tendencias como son parques verdes, parques de innovación, de servicios, industrias limpias que busquen la capacitación y el desarrollo de la gente”, sostuvo.

Interés en industria amigable con el ambiente

Por su parte, Yasahiko Yazaki, director de la compañía trasnacional de zonas francas, externó que dentro de las posibilidades de inversión se encuentra la implementación de industrias amigables con el medio ambiente.

“Nosotros tenemos interés en la reforestación, por ejemplo en Japón ya hemos emprendido nuevas ramas de negocios relacionados con la energía solar y también con la agricultura y reforestación”.

En relación con Nicaragua, mencionó que “Nos ha sorprendido el gran bosque con el que cuenta este país, y creemos que podemos tener la oportunidad de mejorar la reforestación y el uso de madera, una industria amigable con el medio ambiente, también vemos mucho potencial en el uso de la energía solar”.

Agregó que de hacerse efectiva esta nueva inversión, iniciarían con un proyecto piloto en fábricas localizadas en León.

Asimismo, José Sadi Dupeison, Gerente General de Amerriscuas, dijo que “En Nicaragua me siento muy bien, la posición geográfica, la voluntad del estado en ayudar realmente al crecimiento de zonas francas es importante”.

Apostar por el diálogo ha permitido la inversión

José Adán Aguerri, señaló que “Hemos reconstruido Nicaragua en estos 25 años, por primera vez en nuestra historia están llegando a un país donde existe paz, estabilidad, entrando a un país que apostó al diálogo social”.

“Estos seis años han permitido que hoy tengamos cien leyes que hemos consensuado en el sector privado con el gobierno para tener un marco legar que nos permita al final del día darle confianza a las empresas, en el ámbito de zonas francas tenemos tres acuerdos multianuales salariales”.

Aguerri enfatizó que el promedio de inversión extranjera es de mil 1,120 millones de dólares, viendo que el empleo formal en los últimos cinco años ha sido superior al 7 por ciento. Hoy los depósitos del sistema financiero son los más altos de su historia.