Productores de café, frijol, maíz, chía y plantas, se reunieron con el Gabinete de Producción, Consumo y Comercio para avanzar en el apoyo del Gobierno Sandinista a las pequeñas familias productoras del país.

El programa Crissol-Café ha destinado un monto económico de 6.9 millones de dólares para financiar a los pequeños productores de café, en tareas de mantenimiento, renovación y rehabilitación.

“Hasta el momento se ha avanzado con estos productores, se han desembolsado unos 44 millones de córdobas financiando a 2,100 productores”, explicó Eduardo Agustín del Castillo, técnico especialista en seguimiento de Crissol.

El programa Crissol es integral, permitiendo además de recibir el financiamiento, la capacitación para mejorar el manejo de la caficultura.

“Estamos en constante desembolso, los productores se asocian en grupos solidarios y van solicitando ya sea mantenimiento, rehabilitación o renovación de su cafetales”, añadió Eduardo.

Este programa Crissol-Café, que nació de una iniciativa de gobierno para apoyar a los pequeños productores, a las pequeñas familias productoras de café y las de granos básicos, además de fomentar la estabilidad en la economía de las familias, está garantizando el desarrollo de nuevas alternativas partiendo siempre de la riqueza de cada parcela.

Ese es el caso del productor Alfonso Martínez Reyes, habitante de El Sauce, quien indicó que desde que está inmerso en el programa Crissol, su parcela ha cambiado, mejorando la calidad de sus cultivos y desarrollado estrategias que garantizan la estabilidad y el desarrollo de la economía de su hogar y de la zona.

“Tenemos una ruta turística en nuestra cooperativa, es decir, estamos implementando todo para el desarrollo de este país, y con esto se está cumpliendo el compromiso del gobierno que hizo a los campesinos”.

Desde la comunidad rural El Ocotal, Alfonso llegó a la reunión que se realiza periódicamente en las instalaciones del Mefcca.

“Yo represento a una cooperativa agropecuaria, nosotros estamos involucrados en todos los rubros que en una finca se producen, pero especialmente producimos café y chía”.

“Hoy tenemos un gobierno que ve por los campesinos. Gracias a Dios, al presidente Daniel y a la compañera Rosario se nos han abiertos estos espacios. Ahora con las capacitaciones tenemos estrategias para seguir viviendo con lo del cambo climático y cuidar nuestro planeta”, reiteró.

“El objetivo es mejorar la economía de cada familia campesina, recordemos que de la finca salen los productos para el mercado. El ministerio está llegando a cada rincón, a cada comunidad llevando Crissol-Café, Crissol-frijol; el programa llega hasta el último campesino, capacitamos y esa familia que estaba arrinconada ya no lo está”, finalizó.

El productor, José Luis López Hernández, señaló que con este tipo de programas el pequeño productor puede mirar hacia adelante sin miedo a perder su inversión.

“Así es que se mira el avance y el provecho. Nos sentimos respaldado, en la unión está la fuerza porque solos no hacemos nada, por mencionarle nos han dado plantas de café, de naranjo, mandarina, cacao”.