La actriz y comediante Leah Remini es una de las figuras públicas que se ha suscrito a un listado cada vez más grande de personalidades que cuestionan los procedimientos de una de esas religiones polémicas en los Estados Unidos, la cienciología. Y uno de los objetivos de las acusaciones impresas en su libro recientemente publicado "Sobreviviendo a Hollywood y a la cienciología", ha sido el actor Tom Cruise.

Remini asegura, entre varias otras cosas, que Cruise tiene graves problemas de personalidad que incluyen el maltrato a su personal. De hecho, asegura en su libro que una vez oyó como el actor gritaba a su asistente por haberle servido té en una taza despostillada, un acto que era solo recibido por los seres inferiores, un término ampliamente utilizado entre los seguidores de la cienciología.

La actriz además asegura haber sido testigo de maltratos contra Suri Cruise, la hija menor del actor, a quien durante la boda de Katie Holmes y Cruise vio encerrada en un baño siendo apabullada de reclamos por la familia del actor.