Con hermosos arreglos florales, cantos, oraciones y sobre todo con mucho cariño, fueron recordados este lunes, Día de los Fieles Difuntos, los Héroes y Mártires de San José de las Mulas.

Estos muchachos descansan a la espera de la vida eterna en el Cementerio Periférico de Managua, y hasta ahí se hicieron presentes sus mamás, hermanos, amigos, la Juventud Sandinista y las autoridades del Gobierno Municipal, para juntos reiterarles que su legado se encuentra siempre vivo.

El sencillo, pero sentido acto, estuvo encabezado por un responso religioso oficiado por el Padre Antonio Castro, quien recordó la entrega y amor que caracterizó a este grupo de jóvenes nicaragüenses.

El sacerdote subrayó que Dios, no es un Dios de muerte, y que por eso este lunes las familias no celebraban la muerte sino la vida.

“Hoy no celebramos el día de la muerte, celebramos la vida, porque nuestros hijos que murieron en San José de las Mulas y otros muchos rincones de Nicaragua no están muertos, siguen vivos a través de proyectos, a través del ejemplo, a través de su palabra, a través de la entrega, a través del amor que ellos pusieron en cada una de las actividades”, manifestó.

El padre Castro recordó que las mamás de los Héroes de San José de las Mulas se desprendieron de sus hijos con mucho dolor para que los demás nicaragüenses pudieran vivir.

“Aunque ellos físicamente se fueron, ellos viven en cada uno de los corazones de ellas, y ellas ven en toda nuestra juventud aquí presente a sus hijos”, indicó.

Olga Manzanares, es madre de Carlos José Lacayo, uno de los caídos en esa gloriosa gesta. Para ella aunque su hijo ya no está en este mundo, él siempre está presente en su mente.

“Mi hijo era muy buen muchacho, bien sano, buen estudiante. Ellos iban de una manera tranquila a ayudarle al campesino, pero desgraciadamente hubo alguien que truncó todas sus aspiraciones, pero nosotros como cristianas que somos nos sentimos alegres porque sabemos que están en la presencia del Señor”, expresó.

Las madres también tuvieron especiales palabras de agradecimiento al padre Theo Klomber, quien por más de 30 años fue guía espiritual de todas ellas. En este punto, vale subrayar que este sacerdote se encuentra enterrado,a petición propia, en medio de las tumbas de estos muchachos, a los que siempre quiso y admiró.

Melba Moreno Castillo, es hermana de Giovanni Moreno, otro de los héroes de San José de las Mulas. Luego del fallecimiento de su anciana madre, ella siempre visita la tumba de su hermano y de los otros héroes en días tan especiales como este.

“Ellos cayeron para que nosotros estuviéramos mejor, ellos dieron lo más hermoso de su vida en las montañas”, expresó Moreno.

Para la compañera Reyna Rueda, Secretaria del Concejo Municipal de Managua, el Frente Sandinista nunca olvida a sus héroes revolucionarios, sino que al contrario los imita en amor y patriotismo. “Nosotros tenemos que estar más unidos que nunca, convocarnos en el amor, en el cariño, en la solidaridad, en este año de Misericordia que están convocando, unirnos todos los seres humanos es un gesto de amor”, manifestó la compañera.