Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes ofició la mañana de este lunes en el Cementerio Periférico de Managua, una misa en conmemoración del Día de los Fieles Difuntos.

En la misa el Cardenal Brenes estuvo acompañado por sacerdotes de las parroquias occidentales de Managua como los padres Antonio Castro, Bismark Carballo y José Luis Montoya. También estuvieron la Secretaria del Concejo Municipal de Managua, Reyna Rueda y, por supuesto, cientos de fieles católicos que reconocen esta conmemoración como un importante espacio de reafirmación del amor cristiano.

Brenes manifestó que este Día de los Fieles Difuntos es para recordar la expresión del amor de Dios en las manos de aquellos seres que ya no están con nosotros.

Expresó a los presentes que por eso el Cementerio Periférico no es más que un testimonio más de vida, de la cercanía y fe.

Subrayó además la importancia de Cristo como el camino a la vida eterna.

“Ese es el gran testimonio que hoy nosotros, todos los cristianos al visitar a nuestros difuntos en estos cementerios, estamos queriendo patentizar desde nuestra fe, que creemos firmemente que nuestros fieles descansan sus cuerpos aquí, pero su alma está junto al Señor, de que forman parte de ese coro, que lo alaban y lo bendicen”, dijo.

El Cardenal recordó que cuando Jesucristo dejó de estar entre los hombres, lo hizo dejando firme que se marchaba para preparar un lugar a los creyentes.

En este sentido, Brenes subrayó que quienes dejan este mundo lo hacen para gozar del premio que el Padre les tiene preparado a partir del testimonio de vida que dieron en este mundo, es decir, por los gestos de amor que dejaron.

Brenes reiteró su mensaje a todos los cristianos de ser cada día mejores, tal y como es la vocación de todos los que creen en la vida eterna.