Desde horas tempranas de este 2 de Noviembre, las familias visitaron los cementerios de la capital, para recordar a ese ser querido que partió de este mundo.

La nostalgia invade a muchos capitalinos que desde horas tempranas llegaron al Cementerio Milagro de Dios a recordar y enflorar la tumba de ese ser que pasó a otro plano de vida.

En este cementerio, ubicado en el Distrito V de la capital, se puede observar la venta de nieve, flores naturales y artificiales, además de los servicios de limpieza de tumbas que ofrecen trabajadores por cuenta propia.

La seguridad y la limpieza son notorias, mientras una cuadrilla de la Alcaldía se dedica a limpiar las calles del camposanto, agentes del orden se encuentran en las afueras del cementerio, regulando el tráfico ya que para estas fechas hay mayor afluencia de vehículos.

En este cementerio desde las 7 de la mañana hay quienes ya tenían arreglada la tumba de ese familiar que ya pasó a otro plano de vida.

“Venimos temprano para dejar arregladas las 3 tumbas de nuestros deudos, que aunque ya están muertos siempre los llevamos en nuestros corazones”, dijo Manuel de Jesús Rivas.

Con lágrimas en sus ojos, doña Esperanza Pérez, llegó al cementerio Milagro de Dios, a visitar a su esposo quien hace 1 año partió de este mundo.

“Recordando al padre de mis 9 hijos, un buen hombre a quien nunca voy a olvidar”, dijo Esperanza Pérez.

Amar a nuestros seres queridos que tenemos con vida

El 2 de Noviembre es una fecha simbólica para los que constantemente visitan a ese familiar que ya no forma parte de este mundo terrenal, una fecha para recordar, pero también para valorar y amar a esos seres queridos que aún tenemos con vida.

Es notorio el dolor que persiste en la joven Maritza del Carmen Guevara, quien hace 2 meses perdió a su esposo, a quien describe como un hombre obligado y responsable.

“Venimos aquí a recordarlo y es duro, pero siempre vivirá en mi mente y mi corazón y mientras el Señor me preste vida siempre voy a venir, no sólo los 2 de noviembre, también vengo en nuestro aniversario y el día del padre”.

“Yo quisiera regresar el tiempo, pero no se puede, por eso las personas tienen que darle amor a su esposo o familia, porque uno nunca sabe cuándo será la última vez que los miremos con vida”, aconsejó la joven.

Vendedores con altas expectativas

Además de la venta de flores que se desarrolla con éxito, hay quienes se dedican a vender otra gran variedad de productos propios de este 2 de noviembre.

“La venta ha estado excelente desde este pasado 31 de octubre, andamos ofreciendo la nieve, un producto que se da a 5 córdobas, esperando vender todo nuestro producto”, dijo Arlen del Carmen Mújica Rivera.

Sergio Aníbal Payán, forma parte de los 40 trabajadores del cementerio Milagro de Dios, quienes ofrecen servicios de mantenimiento a las tumbas; un trabajo que aseguró realizan todo el año y principalmente en esta fecha.

“Realizamos trabajos de Jardinería, reparamos y damos mantenimiento a tumbas, además de ayudar a las familias a encontrar la tumba o el lote donde descansa su deudo”, finalizó.