Isla de Francia, región donde se encuentra París, vive hoy un nuevo episodio de contaminación por partículas finas en el aire como las generadas por la circulación de vehículos o las calderas de calefacción.

La Alcaldía de la llamada Ciudad Luz determinó el estacionamiento residencial gratuito para este lunes, sin embargo no logró que el gobierno decretara la circulación alterna de vehículos según el número de la matrícula.

La ministra de Ecología, Ségolÿne Royal, declaró a medios de prensa que dicha medida se implementará mañana, si el pico de contaminación continúa.

Además, la agencia regional de salud recomendó a los segmentos más sensibles de la población, como mujeres embarazadas, niños, ancianos o asmáticos, limitar la actividad física y sus desplazamientos al aire libre.

La Prefectura de Policía instó a los conductores a utilizar, en la medida de lo posible, los medios de transporte públicos y a reducir la velocidad.

Según un informe reciente presentado por una comisión senatorial, las partículas finas y el ozono, dos de los principales contaminantes atmosféricos, provocan de 42 mil a 45 mil decesos prematuros por año.

La bronquitis crónica, asma, cáncer de pulmón, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio, son algunos de los males asociados a ese fenómeno.

Acorde con el material, la polución tiene un coste económico de cerca de 100 mil millones de euros para la nación gala, lo cual representa entre mil 100 y mil 600 euros por habitante.

Apuntó que acarrea consecuencias nefastas para los rendimientos agrícolas, la biodiversidad y las construcciones.

La comisión senatorial realizó algunas recomendaciones, entre ellas un alineamiento de la fiscalidad del gasóleo con el de la gasolina (hasta ahora las tasas para el diesel son más reducidas).

También demandó la creación de un sector industrial en Francia para autobuses eléctricos y una reglamentación clara en materia de contaminación.

Dentro de cinco semanas, París acogerá la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21), un evento que, según el gobierno, es una prioridad.