Pobladores de los barrios Carlos Núñez y Villa Canadá del Distrito VI y VII de la capital, participaron este fin de semana en la celebración de una Feria Solidaria a través de la cual los mismos habitantes presentaron una variedad de productos que elaboran y comercializan a precios bajos, como una oportunidad de obtener ingresos extras para el sustento de sus respectivas familias.

Doña Betania Araica tiene un pequeño negocio junto a su hija, mismo que consiste en la elaboración de nacatamales y tajadas con queso, alimentos que comercializa desde su casa y que esta feria le ha brindado la oportunidad de extenderse y ofertar a los vecinos de barrios aledaños que visitan la feria.

Por su parte, Verónica Zamora, quien elabora algunas manualidades con su hija, valoró de muy importante la realización de este tipo de ferias porque les está permitiendo darse a conocer con sus vecinos, presentarles la variedad de productos que ellas elaboran y desde ya recibir algunos encargos.

Para Irma Canelo, a través de las Ferias Solidarias se puede comercializar de una mejor manera productos como el Chancho con Yuca y el Vigorón, que ella misma elabora y que vende a precio bajo para todas las familias que deseen probar su cuchara.

“Me parece muy bien porque así uno saca lo que tiene, por ejemplo hoy yo vine a ofrecer ropa como licras, vestidos, blusas a precios bajos para todas las familias y esta feria es una buena oportunidad para obtener ingresos”, dijo Vilma Vargas.

Esta feria también representa una oportunidad para realizarse chequeos médicos, dado que el Gobierno Sandinista a través del Ministerio de Salud (Minsa) puso a disposición de las familias de ambos barrios la realización de exámenes como Papanicolaou, exámenes de mamá, pesquisas oftalmológicas, pruebas de glicemia y pruebas rápidas de VIH, así como atención médica gratuita.

Irma Díaz Vargas aseguró que esta actividad es de mucho provecho para las familias para recibir atención en salud en sus propios barrios y sin tener que salir de sus casas, además que les están garantizando a los niños un espacio de recreación con los diferentes juegos y concursos que se les ofrecen a lo largo del día.

“Yo lo veo bueno, en especial para los padres que trabajan y no pueden llevar a sus hijos al médico, entonces esta es una buena oportunidad para ser atendidos y recibir las medicinas gratis”, dijo Cristina Urbina.