Todos los tripulantes del avión que accidentó este sábado en la península egipcia de Sinaí murieron, comunicó la Embajada rusa en Egipto.

El avión A-321 de la compañía aérea Kogalimavia que cumplía el vuelo 9268 de Sharm al Sheikh a San Petersburgo, con 217 pasajeros y 7 tripulantes a bordo, salió de Egipto este sábado a las 3.51 GMT y pasados 23 minutos desapareció de las pantallas de los radares.

Los fragmentos del aparato fueron descubiertos en el centro de la península del Sinaí.

Tras el accidente el presidente ruso, Vladímir Putin, declaró el 1 de noviembre día de luto y ordenó al Gobierno y a las entidades de la Federación Rusa tomar las medidas necesarias para prestar ayuda a las familias de los fallecidos.

El jefe del Gobierno ruso, Dmitri Medvédev, prometió que las causas de la catástrofe del avión ruso en Egipto se investigarán minuciosamente y calificó esta tragedia de una pérdida irrecuperable.