“Mide tan solo 0,325 milímetros y puede observarse, con una muy buena lupa y un poco de suerte, en Colombia y Nicaragua. Y es que con su minúsculo tamaño, el escarabajo Scydosella musawasensis se acaba de coronar como el insecto no parasitario más pequeño nunca antes descrito en el mundo.”, así reportó la prestigiosa revista Scientific American, en su edición español, los resultados del estudio del entomólogo ruso Alexey Polilov, autor de la investigación sobre el diminuto escarabajo, publicada hace unos días en la revista científica ZooKeys (526: 61-64, 08 Oct 2015 http://zookeys.pensoft.net/articles.php?id=6531).

El insecto fue descubierto por Borys Malkin en octubre de 1955 en la Costa Caribe nicaragüense, en el río Waspuk, Musawás, de ahí el nombre «Musawasensis». Malkin, antropólogo y entomólogo polaco, también coleccionó artesanías de pueblos originarios nicaragüenses, las que integran colecciones de museos internacionales.

De acuerdo con fuentes científicas, el descubrimiento inicial en Musawás consistió en pocos ejemplares, los que fueron difíciles de observar microscópicamente debido a su pequeño tamaño. El peculiar insecto se había intentado medir por última vez en 1999, por el Dr. Wesley Eugene Hall, investigador del Museo Estatal de la Universidad de Nebraska, Estados Unidos.

Según declaraciones de Polilov a Scientific American “los antiguos especímenes no pudieron ser medidos con el detalle necesario porque estaban preparados para revisiones microscópicas de otro tipo”.

Las mediciones del Dr. Polilov, investigador de la Universidad Lomonósov de Moscú, confirman que el Scydosella Musawasensis es el insecto más pequeño del mundo. El científico utilizó especimenes del escarabajos recolectados, a principios de 2015, en Colombia.

En respuesta a pregunta de Ricardo Alvarado, embajador de Nicaragua en Finlandia, sobre si es posible encontrar en nuestro país especímenes aún más pequeños, Polilov respondió al diplomático: “es posible, pero improbable”.

El hallazgo de Polilov sobre la medición del insecto, originalmente descubierto en Nicaragua, ha sido recogido por publicaciones científicas y educativas de todo el planeta.

Es menester señalar que ecólogos como Jean-Michel Maes, entre otros investigadores, han publicado un buen número de estudios sobre la fauna entomológica de nuestro país. Asimismo, el Museo de Entomología de la Universidad Nacional Agraria (UNA), cuenta con una importante colección entomológica.

El caso del Scydosella Musawasensis es un ejemplo de la copiosa y profunda biodiversidad de Nicaragua, muestra de la extraordinaria riqueza y originalidad de nuestro suelo patrio, orgullo de las y los nicaragüenses y del mundo entero.