China anunció hoy el final de la política de un solo hijo, al confirmar que a las parejas casadas se les permitirá tener dos, sin ningún tipo de restricción.

La nueva regla, anunciada tras concluir una reunión de cuatro días del gobernante Partido Comunista (PCCh), es una importante liberalización de las restricciones de planificación familiar del país asiático impuestas desde hace varias décadas, que impactará en millones de matrimonios.

La política de planificación familiar de China se introdujo a finales de la década de los 70 del siglo pasado con el objetivo de frenar el incremento demográfico mediante la aplicación de un límite de un vástago para la mayoría de las parejas urbanas y de dos para las rurales en caso de que el primero fuera una niña. La política se relajó posteriormente, permitiendo que las parejas formadas por dos hijos únicos tuvieran un segundo descendiente.

El cambio de política pretende equilibrar el desarrollo demográfico y abordar el desafío de una población envejecida, de acuerdo con el documento emitido tras la V Sesión Plenaria del XVIII Comité Central del PCCh celebrada entre el lunes y el jueves.

La propuesta debe recibir el visto bueno del máximo órgano legislativo antes de que se promulgue.

El Partido Comunista, que concluyó una reunión clave para fijar su próxima política económica, anunció además que ha fijado un objetivo de "mantener el crecimiento económico en un ritmo medio superior" para los próximos cinco años a partir de 2016.

La quinta sesión plenaria del XVIII Congreso Nacional del Comité Central del PCCh ratificó este jueves la decisión previa de anular la membresía de Ling Jihua, reportó la agencia china de noticias Xinhua.

El encuentro también confirmó la expulsión de varios otros ex altos funcionarios, entre ellos Zhou Benshun y Yang Dongliang.