Al menos tres cadáveres recuperaron los socorristas tras el desplome de una abandonada mina de oro en Indonesia, mientras otras nueve personas siguen bajo los escombros, indicó hoy el vocero de la policía, Ita Puspitalena.

La fuente explicó que una docena de individuos cavó un túnel en una occidental región montañosa de la isla de Java con la esperanza de encontrar oro en la olvidada instalación.

Pero, apuntó Puspitalena, ninguno de ellos poseía experiencia en labores mineras y, al parecer, dañaron alguna pared de una instalación que se extiende hasta 200 metros bajo tierra.

"Sin estructuras de apoyo y equipo adecuados, causaron el derrumbe. Es muy probable que no haya sobrevivientes", acotó.

Hace unos meses, las autoridades locales clausuraron la mina, pero el ansía por sacar oro creció del mismo modo que el precio del metal.

En octubre de 2014, 18 murieron al derrumbarse una mina en el oeste de la isla de Borneo y en julio de ese año un deslizamiento de tierra en un sitio similar mató a nueve en la de Papúa.