Con el objetivo de garantizar la paz y la tranquilidad de las familias, el Departamento de Vigilancia y Patrullaje de la Policía Nacional ha realizado un intenso trabajo de seguridad en los diferentes barrios del Distrito I de Managua.

Este miércoles los agentes del orden se movilizaron a pie, en motos y en camionetas no solo para ejercer labores de prevención del delito sino también para conocer de la población cuáles aspectos de la labor policial hay que seguir mejorando.

De acuerdo al Sub Comisionado Eddy Matamoros, Segundo Jefe del Departamento de Vigilancia y Patrullaje, la idea de este plan es que la población vea trabajar a la institución y por tanto que se sienta respaldada.

Matamoros aseguró que en este distrito capitalino la vigilancia y patrullaje se está realizando a diario en 32 barrios, lo que ha favorecido la disminución de los índices delictivos.

En el barrio Rubén Darío este trabajo ha sido tan exitoso que los pobladores señalan que efectivamente la seguridad ciudadana ha mejorado de una forma nunca antes vista.

“Esto se ha compuesto”, enfatizó Gloria Medal

“Antes sí era terrible pero ahora si se ha limpiado”, expresó Medal, recordando que hasta hace unos años en este sector no eran extraños los pleitos de pandillas, los expendios de drogas, los robos y otros actos delincuenciales.

Para esta pobladora el hecho de que la Policía esté realizando los patrullajes ha sido un factor indispensable para ahuyentar a los delincuentes.

El señor José Bayardo Sánchez también vive en el barrio Rubén Darío y señaló sentirse más seguro.

“Antes aquí habían pleitos de pandillas entre los del barrio Carlos Reyna y los de aquí del Rubén Darío, pero ha mejorado grandemente”, dijo Sánchez para quien los planes de la Policía ha dado resultados.

Este poblador se queja, sin embargo, de que a veces la Policía “se pierde por completo” del barrio, lo cual puede ser aprovechado por la delincuencia para volver a sus andanzas.

“Necesitamos más presencia policial para que los jóvenes no anden en eso”, manifestó.

El barrio Rubén Darío se ubica a orillas del Lago. En la parte costera se está realizando actualmente la ampliación del Paseo Xolotlán, por lo que la población asegura que este es otro factor que también está contribuyendo a garantizar un ambiente de paz y tranquilidad.