Nuevos tiempos de Paz y Trabajo viven las familias de Mina El Limón, ubicada en el municipio de Malpaisillo (León), al occidente del país, logrando con esto potenciar la economía local y familiar de cara al último trimestre del 2015.

La producción minera, principal actividad laboral de esta zona, ha garantizado la tranquilidad y el restablecimiento de la vida cotidiana de estas familias.

Este miércoles, la empresa Tritón Minera de B2Gold, continúa operaciones, afianzando las nuevas rutas de trabajo con las familias de este distrito minero.

El Jefe de Servicio de Minas, Luis Torres, destacó que actualmente el 100% de los trabajadores de Mina El Limón y Santa Pancha, están reincorporados a sus labores con toda normalidad.

"Es algo positivo, debido a que es la única fuente de trabajo que tenemos en la zona. Básicamente con los ingresos que vamos a obtener, nos beneficiamos todas las comarcas aledañas", sostuvo.

Indicó que como parte del reinicio de las operaciones, se ha puesto a funcionar un ventilador Zitrón 700hp, el cual permite extraer el aire viciado del subterráneo donde se han integrado los trabajadores.

"Este ventilador logra extraer esas partículas de polvo en suspensión y los gases que generan las voladuras. Con este ventilador, los operarios que ya están dentro tienen mayores condiciones para trabajar bajo tierra", sostuvo.

Torres informó que, entre las tareas que también ha retomado B2Gold, está la ejecución de tres pilas y una torre de enfriamiento, tecnología que permitirá poner a temperatura ambiente el agua utilizada para procesar el oro.

El Jefe de Servicios de la Mina Santa Pancha, destacó la importancia de haber entrado a este proceso de normalización del trabajo, tomando en cuenta que ya la empresa ha logrado retomar sus mismos niveles de exportaciones.

La Mina El Limón es responsable del 22% de las exportaciones de oro de este país; con más de 60 mil onzas anuales. De Mina El Limón dependen más de 12 mil personas de 11 comunidades de alrededor.

La tranquilidad y seguridad de la mina, ha permitido que los trabajadores desarrollen sus labores con normalidad, logrando con esto cumplir con las metas de producción debidamente programadas.