De forma permanente la Policía Nacional garantiza la seguridad de los estudiantes de la capital a través del desarrollo del Plan de Seguridad Ciudadana y Humana que ha venido implementando a lo largo de todo el año, en este sentido, los agentes del orden se hicieron presentes en el Instituto Loyola y Escuela Pública San José de Loyola.

El plan consiste en la regulación del tráfico en las inmediaciones de los centros educativos, resguardo de los mismos y desarrollo de capacitaciones integrales a los jóvenes y niños a través de la Dirección de Asuntos Juveniles para prevenir el consumo de sustancias prohibidas, evitar la violencia y todas aquellas acciones negativas que ponen en riesgo la vida de los estudiantes.

“Me parece estupenda la idea de que el Estado, los padres de familia y todos en unidad, velemos por la seguridad de la niñez, sobre todo en los colegios. La policía de forma permanente se hace presente en los colegios lo cual nos brinda tranquilidad como padres de familia” destacó Pablo Milán.

“El actuar de la policía es muy bueno, garantizan que nuestros hijos crucen las calles sin ningún peligro, evitan los robos que muchas veces se producen en las afueras de los centros y sobre todo debo destacar la buena funcionalidad de los semáforos inteligentes que ha instalado la comuna, lo cual abona al trabajo policial” dijo Santos Jiménez.

El modelo policial proactivo y comunitario ha permitido que los centros educativos sean verdaderos hogares de los jóvenes y niños, donde adquieren el pan del saber y lograr una formación integral, segura, fundamentada en valores.

“Es importante el resguardo policial preventivo ante cualquier eventualidad ya que de esta manera se está asegurando la vida de los estudiantes, las instalaciones y nuestras propias vidas ya que muchas veces los padres también acudimos a los centros a realizar diligencias” finalizó Verónica Delgadillo.