Centenares de visitantes que asistieron este domingo al Parque de Feria de la Economía Familiar, tuvieron la oportunidad de hacer sus compras a los micros y pequeños dueños de negocios, pero también conocieron de las tradiciones populares de Masaya con los Ahuizotes, que prácticamente se tomaron el lugar para alegría y diversión de las familias.

De esta manera y sin necesidad de ir a Masaya, los niños y niñas, nuestras [email protected] y los padres conocieron a los peculiares personajes representativos de los mitos y leyendas más populares como el Padre Sin Cabeza, la Carreta Nahualt, La Llorona, La Silbadora, la Mica Roba Gallinas, El Cadejo, la Mocuana, la Muerte Quirina, la Chancha Bruja y la Cegua, entre otros.

“Estas tradiciones son de Masaya y como somos de Managua no dominamos muchos lo que son los Ahuizotes, es muy bonito que el gobierno inculque (dé a conocer) más eso, sobre todo en Managua. Las máscaras están muy bonitas”, manifestó el señor Julio Bravo que andaba en compañía de sus pequeños hijos que preguntaban a los guías por las características de cada personaje.

Para Anselmo García, otro visitante del museo de los Ahuizotes en el Parque de Feria, aseguró que para su familia fue una diversión, pero también un aprendizaje para todos los que desconocían de la tradición de los Ahuizotes.

“Este es un buen programa que hace el gobierno de Nicaragua, no conocía de los Ahuizotes, es primera vez que los estoy viendo y es importante que conozcamos nuestras tradiciones, uno como nicaragüense debe conocer algo de lo que hacen en cada pueblo”, mencionó Anselmo.

Los pequeños comerciantes contentos con el apoyo del MEFCCA

Carolina Fonseca Icabalceta, de la Dirección de Pequeños Negocios del MEFCCA, expresó que decidieron rendir homenaje a las festividades de los Ahuizotes, porque consideran que deben de promover las tradiciones culturales de cada región.

“Las familias se han dejado venir para conocer, para tener contacto directo con esas tradiciones y nos acompañan los compañeros que elaboran máscaras en el barrio Monimbó, le han enseñado a las personas cómo realizarlas (y) el material que se utiliza”, mencionó Carolina.

Y mientras los Ahuizotes formaban parte importante de lo vivido este fin de semana en el Parque de Ferias, los pequeños dueños de negocios se declararon muy satisfechos por los logros alcanzados, tal es el caso de Ramiro Coronado, que fabrica los sabrosos vinos “Don Ramiro” elaborados a base de la fermentación de el limón, la menta y manzana, entre otros.

“Nos está yendo muy bien, gracias a Dios a la gente le gusta el producto y la opinión que dan me ayuda a motivarme a seguir produciendo, yo los elaboro y soy el dueño de las marcas. Esta oportunidad es excelente porque uno da a conocer sus productos y hace que los jóvenes busquemos una opción para poder trabajar”, agradeció Coronado.

Jacqueline Aguado, propietaria de Cereales Exquisito, ubicado en el municipio de Ticuantepe, corroboró que gracias a los espacios de la Feria Familiar, su marca se ha dado a conocer, tanto así que está distribuyendo el pinolillo, tiste, el cacao, el pinol, la semilla de jícaro, entre otros, se están ofertando en pulperías de su lugar de residencia, pero también ya se comercializan en Managua.

“Gracias a Dios tenemos dos años de estar trabajando, el primer año fue duro porque estábamos trabajando solos, pero a partir del año siguiente empezamos a trabajar de la mano con el MEFCCA y el MIFIC y ha sido un año de un impulso tremendo, porque si hacemos una comparación del primer año con el siguiente, el avance y desarrollo que hemos alcanzado ha sido bastante en cuanto a conocimientos en mejorar los sistemas de producción, en aumentar los volúmenes y en cuanto al conocimiento y aceptación de los clientes”, patentizó Aguado al agradecer estos espacios de feria.

El espacio de unidad familiar

Los visitantes como Julia Narváez, consideran que la Feria de la Economía Familiar llena el espacio de esparcimiento de las familias, pero también es el lugar indicado para encontrar productos a precios muy solidarios.

“He venido cuatro veces y vengo porque a mis niñas les gusta, es un lugar para mejorar la unidad de la familia, aquí se dan los momentos para jugar con nuestros hijos y aprovechamos para comprar”, citó Narváez.

Doña Dina Paíz, andaba muy alegre en la feria, tenía varios motivos, uno que estaba comprando productos a bajos precios y porque su hijo Carlos Carrasco Paíz, que reside en la ciudad de Utah en Estados Unidos andaba acompañándola y conociendo el lugar.

“Ya he venido tres veces, me ha gustado por los precios, me gusta lo natural y lo que es hecho en Nicaragua, mi hijo me anda visitando y lo traje para enseñarle que todo esto es fabricado aquí, todo es nacional y se está promoviendo a los pequeños productores para crecer Nicaragua”, dijo Dina.

En tanto Carlos, que tiene más de 10 años de residir en Estados Unidos, manifestó estar impresionado por el desarrollo que está logrando Nicaragua y el apoyo que reciben los pequeños artesanos y campesinos.

“Vine hace seis años, pero ahora todo esto es nuevo no sabía que había esto, esto es una excelente idea, me gusta que está limpio, está ordenado y los pequeños productores tienen acceso a poder vender y que la economía pueda crecer, no hay nada que envidiarle a las ferias de Estados Unidos, estas son mejores”, comentó Carlos.