La Iglesia Católica realizó este sábado la X Asamblea Anual del Movimiento de Oración por los Sacerdotes y Religiosos (Monsaire), correspondiente a la Arquidiócesis de Managua.

Esta Arquidiócesis aglutina también a las parroquias de Masaya y Carazo.

En el encuentro participan unas 300 personas en representación de todas estas parroquias, sin embargo, Monsaire, es un movimiento que reúne a unos 45 mil miembros.

Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, exhortó que es importante este movimiento al considerar que la oración “es la clave de nuestra perseverancia. Lo primero que el demonio trata de eliminar en el sacerdote es el amor a la oración, y después que le quita la oración le quita el deseo de celebrar la eucaristía”.

“Mis palabras de ánimo para todos ustedes, no se cansen de seguir orando. Tenemos 56 parroquias de las 115 que corresponden a la arquidiócesis, es decir, la mitad de nuestras parroquias están orando de manera permanente por nuestros sacerdotes”, resaltó.

Rina Córdoba de Taguada, fundadora del movimiento, explicó que en esta X asamblea, se presentó al Cardenal Leopoldo Brenes el informe del trabajo realizado a lo largo del año.

“Todo lo que hemos hecho en la arquidiócesis, el reverendo evalúa todo el trabajo que hemos realizado, forma criterios y nos orienta. Algunas cosas que hemos en el año son las visitas en todas las zonas para mantener a los grupos parroquiales, repartimos pergaminos en las iglesias y a colegios”.

Rina, contó que este grupo de oración nació porque “en aquel momento habían problemas y pensamos que era importante ayudar al a iglesia, entonces encontramos la mejor manera haciendo oración por nuestra iglesia”.

El padre Juan Pastor Lozano, director espiritual del movimiento de oración, expresó que esta funciona como una cadena de oración por los líderes religiosos.

“La feligresía de nuestra Iglesia es muy consciente de la necesidad de sacerdotes y de la perseverancia de los que ya estamos y de esa manera se vuelca en esos sacrificios, porque no solamente son las oraciones, sino también son los ofrecimientos (...) por ese sacerdote por el que estoy orando”, aseguró.

“En cada asamblea lo que se hace es la renovación de los compromisos de cada uno de los feligreses que han tomado un pergamino en su parroquia para orar y ser responsables en sus trabajos y hacer sacrificios por un sacerdote, un religiosos o religiosa”.

La iglesia iniciará en diciembre el año extraordinario de la misericordia, por tal razón, para el 2016 el lema es “Ser Misericordioso como el padre”.