El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció el viernes que existe una guerra sucia en su contra para impedir su eventual postulación a las próximas elecciones presidenciales.

Morales asegura que esta campaña es impulsada por la derecha internacional y acusó a Estados Unidos (EE.UU.) de estar detrás del presunto financiamiento de este plan.

"La campaña va a ser contra los gringos, nos van a inundar con plata, acuérdense", advirtió el dignatario latinoamericano.

El jefe de Estado afirmó que sus enemigos tienen la intención de derrotar "la revolución democrática de Bolivia".

Por esta razón, instó a los miembros del Movimiento al Socialismo (MAS) y simpatizantes a repudiar estos actos en su contra. Al mismo tiempo, convocó a sus partidarios a movilizarse para ganar "el 70 por ciento de los votos" del referéndum previsto para 2016.

En dicha consulta, el pueblo decidirá si Morales se presenta o no como candidato por la reelección.

Evo Morales es considerado uno de los principales líderes sociales de América Latina y el Caribe. Desde que se convirtió en presidente en el año 2006 se ha dedicado a reforzar la economía de su país a través de las nacionalizaciones y la modernización de alto nivel.

El mandatario inició su primer gobierno el 22 de enero de 2006 bajo la antigua Constitución Política del Estado. En 2009, con la nueva Carta Magna, fue elegido para gobernar de 2010-2015, y posteriormente reelegido para el período 2015-2020.

La nueva postulación del presidente, líder latinoamericano de mayor popularidad, para el periodo 2020-2025, ha sido solicitada por diversas comunidades indígenas, y de ahí que se haya iniciado un proceso para celebrar la mencionada consulta popular.