El titular del Ministerio Agropecuario, compañero Edward Centeno, sostuvo un encuentro en horas de la tarde con productores, comerciantes mayoristas y minoristas del sector tomate, con el objetivo de encontrar a través del diálogo un consenso entre ambas partes.

Los productores demandan la puesta en práctica de la ley 225 sobre Metrología y su Reglamento, por medio de la cual se establecen los patrones internacionales de medida, siendo esta la venta por libra y no por volumen.

El sector productivo aduce que obtienen grandes pérdidas con la comercialización del tomate en las medidas tradicionales, por tal razón, señalaron que a partir de noviembre tienen la intención de vender por libra y no por volumen.

“Nosotros no estamos planteando nada porque la ley está, nosotros simplemente queremos que se cumpla. A partir del primero de noviembre, comenzaremos a vender en los mercados por libra y no por medida”, planteó Narciso Montenegro, productor de Jinotega.

Se espera que continúen dialogando para buscar lo más pronto posible un consenso.

“El día 28 de noviembre tenemos una reunión masiva todos los productores para quedar en un solo acuerdo (…) la ley fue creada desde 1996 y no la habíamos aplicado, quizá porque no habíamos visto las pérdidas cuantiosas que tenemos como productores”, indicó el productor.

Las pérdidas, asegura, son cuantiosas, ya que de mil cajillas vendidas reciben pago de unas 700 cajillas.

Los productores afirman que el llamado “copete” hace que el tomate pierda calidad, llegando a las manos del consumidor maltratado, sucio y con un engaño porque está pagando más de lo que en realidad le están vendiendo en el balde.

“Si nosotros adoptáramos la medida de vender pesado, este tomate iría más higiénico porque no se caería de los copetes y esas pérdidas es el productor quien las asume”, subrayó Montenegro.

“Ahorita con la medida (venta por balde) la gente va engañada por que no le dan lo que paga, en cambio la pesa es lo más legal y existe en todos los países del mundo”, resaltó.

Por su parte, Delvis Treminio, representante de los comerciantes, afirmó que se debe mantener la medida tradicional para no afectar al consumidor que está acostumbrado a comprarlo por volumen.

“Por consenso y unanimidad en la reunión anterior los 150 comerciantes pedimos que la medida en el caso del tomate sea la tradicional en nuestro país, es decir, la cajilla tradicional, con su contenido que se le ha llenado a como popularmente se le conoce como copete”.

Este nuevo diálogo busca lo más pronto posible dejar por escrito un consenso donde productores, comerciantes y sobre todo el consumidor no se vean afectados.

“El gobierno está siendo facilitador para que haya un entendimiento mutuo entre las partes, por eso lo felicito porque está facilitando todo el proceso”, enfatizó Treminio.