Una reciente investigación advierte sobre las afectaciones del actual cambio climático provocado por el hombre sobre la productividad económica de cualquier país, reflejó el último número de la revista científica Nature.

El estudio revela que la productividad económica inicialmente crece al aumentar la temperatura promedio anual, pero tiene un límite que se sitúa en los 13 grados Celsius, a partir del cual ese renglón disminuye en la medida que el calor aumenta.

En todo el planeta, abunda el trabajo, se experimentan los impactos económicos del cambio climático, con olas de calor, por ejemplo, que están aumentando los costes relacionados con la salud y el ausentismo de los empleados, así como la reducción de los rendimientos de los cultivos.

Durante su investigación, Marshall Burke y su equipo, del departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Stanford, en California, utilizaron datos económicos de 166 países entre 1960 y 2010, para demostrar que en todos los países la productividad económica general no es lineal en relación con la temperatura.

Según los expertos, la productividad global decae bruscamente a altas temperaturas.

Los estudiosos demostraron finalmente que todo tipo de actividad económica en cualquier país está muy influenciada por los cambios que se realizan en el clima global.