El presidente de China, Xi Jinping, inició una visita oficial a Reino Unido, donde fue recibido con todos los honores militares en una pomposa ceremonia encabezada por la reina Isabel II.

Cientos de personas entre simpatizantes y oponentes al régimen chino se dieron cita en la avenida The Mall para el tradicional desfile de carruajes escoltado por militares a caballo rumbo al Palacio de Buckingham, donde tiene lugar un banquete de Estado.

La principal avenida del palacio real se viste de colores con las banderas rojas chinas junto a las de la "Union Jack" de Reino Unido en el marco de la visita del líder comunista, quien fue recibido entre aplausos y abucheos del público, entre ellos activistas pro-derechos humanos.

Durante la primera visita de un presidente chino en la última década, Reino Unido busca estrechar los lazos con la segunda economía más poderosa del mundo y firmar inversiones millonarias en el sector de la energía nuclear.

Reino Unido busca afianzar la relación comercial con el gigante asiático e incrementar las exportaciones británicas a China en la próxima década a 46 mil millones de dólares, de acuerdo con el secretario de Hacienda, George Osborne.

Durante su estancia hasta el día 23 de octubre, el presidente chino dirigirá un mensaje al Parlamento británico y se reunirá con el primer ministro, David Cameron, así como con el dirigente del izquierdista Partido Laborista, Jeremy Corbyn.