Los municipios del Valle de Sula fueron decretados bajo alerta máxima debido a la crecida del río Ulúa, informó hoy la Comisión Permantente de Contigencias de Honduras (Copeco).

El comisionado de Copeco, Moises Alvarado, declaró que en la localidad de Pimienta varias familias tuvieron que desalojar sus viviendas inundadas, y que las tormentas también desbordaron afluentes en la zona norte y occidente.

Funcionarios del cuerpo de bomberos señalaron por su parte que unas 40 familias fueron evacuadas en las últimas horas; de ellas, mas de 20 provenientes de la colonia El Bosque, del propio municipio de Pimienta.

Las aguas del Ulúa crecieron en pocas horas, lo que provocó la pérdida de cosechas en el noroccidental departamento de Santa Bárbara, así como 37 caballerías de cultivos y 19 cabezas de ganado que fueron arrolladas por la corrientes en el valle de Tencoa.

Las lluvias se han incrementado desde el pasado jueves, eso ha provocado que tengamos los caudales de los ríos con un crecimiento que no habíamos tenido en todo el año, subrayó Alvarado.

La víspera Copeco había emitido la alerta amarilla para las riveras del Ulúa, donde se encuentran los territorios de Pimienta, Potrerillos y San Manuel en el departamento de Cortés; El Progreso, El Negrito y Santa Rita en el departamento de Yoro; así como el Ramal del Tigre del departamento de Atlántida.

El subcomisionado de Copeco, Rony Rodríguez, informaba el sábado que en la localidad de Chinda, en Santa Bárbara, el nivel del río había alcanzado los 7,17 metros, por lo que se esperaba que esa crecida llegara al Valle de Sula en pocas horas.