Un verdadero ambiente de alegría y mucho patriotismo se vivió la noche de este sábado en la casa de Román "Chocolatito" González en el barrio La Esperanza de Managua, donde amigos, vecinos y familiares se desbordaron para disfrutar la transmisión de la pelea por la defensa del título de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que ostenta el tricampeón nicaragüense ante el hawaiano Brian Viloria.

Desde el momento de su ingreso al cuadrilátero, aproximadamente a las 8:30 de la noche, los fanáticos del campeón nicaragüense comenzaron a celebrar su participación en este encuentro boxístico con aplausos y la quema de pólvora, seguido de aplausos en cada ocasión que González asestaba un buen golpe sobre la humanidad de Viloria.

Sentados en el concreto de las calles, en las aceras de las viviendas aledañas a la casa de Román, otros llevaron sus sillas plásticas y algunos de pie disfrutaban de la proyección en pantalla gigante de la transmisión de la pelea, apoyando de esta manera al mejor pugilista del mundo Libra por Libra.

Durante los primeros episodios del encuentro se vivía tensión y alegría al mismo tiempo en cada uno de los presentes, al ver la excelente actuación del pugilista nicaragüense. Ya en el noveno asalto ninguno de los espectadores pudo contener la emoción de ver cómo Román derrotaba a Viloria, manifestación que estuvo acompañada del estruendo de la pólvora, los aplausos y los gritos a todo pulmón vitoreando al Tricampeón.

Lilliam Antonia Luna, madre del “Chocolatito”, dijo sentirse muy contenta de ver a tanta gente en los alrededores de su casa viendo a su hijo defender su título, quien no omitió recordar que tenía las esperanzas que su hijo ganaría a Viloria en el sexto episodio, tardando otros tres episodios pero finalmente alcanzado una nueva victoria.

“Gracias a Dios salió bien todo, porque Román supo manejar a su adversario, pero fue una victoria”, expresó María Luisa Luna, tía de González.

José Guillermo Luna González afirmó sentirse muy contento por la pelea que dio su hermano, quien no imaginaba que tardaría mucho el encuentro, pero Román se encontró ante un gran adversario, dado que Viloria llegó muy preparado para el encuentro.

“Nos sentimos orgullosos, este es un triunfo más para Nicaragua, gracias al Gobierno porque lo ha apoyado enormemente y nos sentimos orgullosos”, comentó Luna González.

El apoyo del pueblo nicaragüense se sintió una vez más desde la casa de Román, donde no importó sentarse en el suelo para ver la pelea y desde Nicaragua enviarle su respaldo.

“Estamos felices porque sabíamos que él iba a ganar y aquí vinieron de otros barrios a ver la pelea y mostrarle su apoyo porque toda Nicaragua lo apoya”, manifestó Daysi Espinales.