Con la apertura hoy de colegios electorales en los consulados de Egipto en todo el mundo, comenzó la primera fase de los comicios parlamentarios del país.

Durante esta jornada deberán ejercer su derecho al voto los egipcios residentes en el exterior, quienes escogerán sus parlamentarios entre unos seis mil candidatos, tanto de origen independiente como propuestos por partidos o coaliciones de éstos.

Según analistas locales, es previsible que las principales agrupaciones políticas respalden las posturas del presidente Abdel Fatah El Sisi.

Entre las coaliciones con una postura favorable al mandatario, de acuerdo con las fuentes, se cuentan Por el Amor a Egipto, La Llamada por Egipto, y el Independiente Nacional Despertar de Egipto.

Asimismo, numerosos candidatos independientes, figuras prominentes de la vida egipcia, han manifestado su apoyo a El Sisi.

De cumplirse los pronósticos de los analistas, es probable que el Parlamento no sea, cuando menos, opuesto a las decisiones presidenciales y del Ejecutivo.

Para mañana domingo está previsto que se abran los colegios electorales en 14 de las 27 gobernaciones del país: Giza, Fayoum, Beni Suef, Minya, Assiut, Nuevo Valle, Sohag, Qena, Luxor, Aswan, Mar Rojo, Alejandria, Beheira y Marsa Matrouh.

En la primera fase se disputarán 286 curules, de los cuales 226 están asignados a candidatos independientes, mientras 60 asientos estarán ocupados por los elegidos entre las listas presentadas por los partidos políticos o coaliciones.

De acuerdo con la Constitución, el Parlamento de Egipto (Casa de Representantes) se integra por 596 miembros, 448 de ellos postulados como independientes y 120 a partir de las listas partidistas.

La presidencia de la República se reserva el derecho de designar a 28 parlamentarios.

En una segunda fase, que comenzará el 21 de noviembre, las elecciones para un nuevo Parlamento serán efectuadas en las restantes gobernaciones.

Con una población total de 86 millones 812 mil habitantes, en Egipto hay registrados unos 55 millones de electores.

El país ha estado sin un Parlamento desde la disolución en junio de 2012 del vigente en la anterior legislatura, luego que una corte dictaminara que las leyes electorales existentes eran inconstitucionales.

El presidente egipcio, Abdel Fatah El Sisi, ostenta actualmente los poderes legislativos.