Desde el arribo de la Revolución bolivariana al poder en 1999 hasta hoy, el hambre en Venezuela retrocedió ante el empuje de los programas sociales gubernamentales, consideró la canciller de esta nación suramericana, Delcy Rodríguez.

Mediante su cuenta en Twitter, la diplomática señaló que mientras en el mundo se recordó el Día de la Alimentación (16 de octubre) enfrentando la cifra de 795 millones de personas hambrientas, en su país existen políticas efectivas para la erradicación de ese flagelo.

Según Rodríguez, en medio de la crisis alimentaria en otras regiones, producto de las políticas neoliberales, Venezuela le gana la batalla al hambre gracias a acciones impulsadas por el fallecido presidente Hugo Chávez.

También recordó que el plan de erradicación del hambre de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lleva el nombre de Hugo Chávez, como reconocimiento a la labor del líder de la Revolución bolivariana.

Agregó que en este país suramericano la alimentación es un derecho, no una mercancía, y dio fe del fortalecimiento de la defensa del bienestar del pueblo.

La víspera, el representante de la FAO en Venezuela, Marcelo Resendez, reiteró el reconocimiento al país y al Gobierno bolivariano por el compromiso asumido en la erradicación de la pobreza.

En nombre de la agencia especializada de la ONU, Resendez felicitó a los trabajadores del campo venezolano por garantizar la producción de bienes alimenticios para la población.