Los responsables filipinos de gestión de desastres recomendaron el sábado a las comunidades en zonas propensas a las inundaciones que evacuaran ante el lento avance del tifón Koppu, que se aproximaba a la costa con fuertes chubascos y vientos considerables.

Se espera que las intensas lluvias inunden muchas zonas de la isla principal norteña de Luzon antes incluso de que el tifón toque tierra el domingo por la mañana y durante 24 horas después, indicó la jefa en funciones de la agencia meteorológica, Esperanza Cayanan.

Otro tifón más al este y un sistema de altas presiones al norte del país mantendrán a Koppu en una posición “semi estacionaria“, indicó Cayanan, lo que envolverá la mayor parte de Luzon en una tupida capa de densas nubes de lluvia.

El presidente, Beningno Aquino, apareció en la televisión nacional para alertar a los filipinos sobre el tifón y pidió su cooperación para evitar víctimas.

El tifón mostraba vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora (100 millas por hora) con ráfagas de hasta 190 kph (119 mph) el sábado por la mañana, en su posición unos 300 km (188 millas) al este de Aurora, una de las dos provincias donde se espera que toque tierra. Los expertos creen que sus vientos sostenidos alcanzarán los 185 kph (116 mph) antes de que llegue a tierra.

“Estamos considerando el peor escenario posible, no para asustar sino para que podamos prepararnos“, dijo Cayanan. “Si se queda 24 horas… y las precipitaciones son sostenidas, sin duda tendremos inundaciones y deslaves.”

“Su gobierno está aquí para asegurar que alcanzaremos nuestro objetivo de cero víctimas“, dijo Aquino el viernes. “Pero debo insistir en que cada unidad de gobierno local, comunidad y filipino que se vea afectado tiene el deber de cooperar… para superar los desafíos que se avecinan.”

Es la primera vez que Aquino ofrece personalmente una advertencia por tormenta en televisión desde que el gran tifón Haiyan arrasó el centro de Filipinas en noviembre de 2013, dejando a su paso más de 7,300 muertos y desaparecidos.

El presidente señaló que 1.5 millones de familias, o unas 7.5 millones de personas, necesitarán ayuda, según estimaciones del Departamento de Bienestar Social.

La fuerza de Koppu será probablemente similar a la de un huracán de categoría 3 ó 4, dijo el meteorólogo de AccuWeather Adam Douty.

Será la 12ma tormenta que golpea el archipiélago este año. Filipinas sufre una media de 20 tormentas al año.