Con muchas metas y con el deseo de insertarse a las actividades económicas, 184 hombres y mujeres, entre ellos jóvenes y adultos mayores, recibieron sus certificados de cumplimiento de las Escuelas de Oficio, que desarrollaron las autoridades de la Alcaldía de Managua y del Tecnológico Nacional para crear nuevas capacidades en el pueblo nicaragüense.

Entre este nutrido grupo de personas, se encontraban jóvenes que sufren algún tipo de discapacidad que al momento de recibir sus títulos, estallaron de alegría y agradecieron a las autoridades edilicias y al Gobierno Sandinista por promover este tipo de formación técnica y certificar a muchos que ya ejercen sus respectivos oficios, pero carecían del documento que los acredita como reposteros, ebanistas, albañiles, floristas, barberos, estilistas, reparación de celulares, electricistas, entre otros.

“Me siento gozoso porque a pesar de mi discapacidad le demuestro a este país que puedo salir adelante y por eso me gustaría que sigan los proyectos para los jóvenes que no tienen oportunidad de estudiar para que salgan adelante”, dijo Ricardo Mora Carmona, un joven con discapacidades motoras (en sus piernas) que recibió su certificado de cumplimiento de las Escuelas de Oficio.

Mora tras concluir el curso que lo certifica como repostero, ya puede elaborar sabrosos pasteles, reposterías, bocadillos, entre otros alimentos. Tan aventajado resultó en sus estudios, que ya recibió una oferta para laborar en el área de repostería de un supermercado cercano a su barrio La Primavera.

“Estamos demostrando lo que nosotros podemos hacer a pesar de nuestras discapacidades y con nuestro esfuerzo y el apoyo de las autoridades, nosotros podemos salir adelante y estoy contento porque ya puedo mostrar mi título y solicitar trabajo, en realidad ya estoy trabajando en lo que es mi ramo”, dijo Mora.

Entre los graduados, se encontraba la señora Segunda Carmona, madre precisamente de Ricardo, quien se inscribió para darle motivación a su hijo y este no la defraudó, pues se recibió con altos honores.

“Con esto nosotros somos útiles a la patria, para que nuestros hijos y nosotros seamos ejemplos. Nicaragua es un ejemplo de esfuerzos, de avance, de oportunidades y de amor, y esto lo podemos lograr a través de nuestro gobierno que nos ha demostrado tener amor al prójimo”, dijo doña Segunda, quien ya montó su pequeño negocio de pasteles junto a su hijo, los que oferta entre sus vecinos.

Agregó que está muy contenta porque muchas familias pobres están mejorando sus niveles de vida, gracias a la infinidad de programas sociales y técnicos para crear capacidades en las familias.

Participó de la graduación, la compañera Reina Rueda, Secretaria del Concejo Municipal de Managua, subrayando que estos programas son parte del interés de apoyar a las familias a salir de la pobreza.

“La Alcaldía de Managua, El Tecnológico Nacional y la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional está haciendo realidad los sueños de todos estos hermanos. Esto es parte de las escuelas de oficio que tenemos en cada distrito y por eso hoy estamos celebrando con 184 graduados”, citó Rueda.