Una extraña "estructura" gigante ha despertado la intriga de la comunidad científica, incluso hasta del más escéptico, ante la posibilidad de que se trate de alguna tecnología extraterrestre.

Si lo fuera, sería el descubrimiento más importante en la historia de la humanidad.

Pero antes de llegar a una conclusión tan radical como esa, los investigadores están descartando las posibilidades naturales del cosmos.

El objeto en cuestión se encuentra orbitando la estrella KIC 8462852, que se encuentra a una distancia de 1,480 años luz de nosotros.

Según businessinsider.com, desde que fue descubierta en el año 2009 por el telescopio Kepler, la estrella ha estado bajo constante observación, al igual que otras 150 mil. El propósito de la observación constante es determinar cambios en la brillantes del distante sol, para conocer si hay planetas orbitando alrededor de ellos.

El businessinsider.com explica que las variaciones en la luz que se recibe de las estrellas investigadas es menor al uno por ciento cuando se trata de un planeta. Dependiendo la cantidad de veces que baje la luz, se determina el tamaño del planeta y a qué distancia orbita del sol.

Lo que convierte el descubrimiento en KIC 8462852 en uno muy extraño es que las variaciones de brilantes son irregulares. No se puede establecer una orbita, ni patrones y más sorprendente aún es que la reducción de brillantes ha variado entre un 15 y 22 porciento.

Según el astrónomo Phil Plait, citado por la publicación, "inmediatamente sabemos que no se trata de un planeta. Incluso planetas del tamaño de Júpiter sólo bloquean un uno por ciento de la luz de una estrella como esta, y ese el tamaño máximo que un planeta puede tener. No puede ser otra estrella, porque la veríamos, además de por la falta de regularidad. Lo que está bloqueando la estrella es grande, casi de la mitad del ancho de la estrella misma".

Una explicación lógica para cambios irregulares en la brillantes de un sol es la basura espacial o rocas y polvo rotando alrededor de la estrella. El problema con esto es que eso ocurre con estrellas jóvenes y KIC 8462852 es una estrella madura.

"Si fuera joven (el sol) estaría rodeado de polvo que emitiría luz infraroja extra", explicó Ross Anderson citado en theatlantic.com.

"Nunca había visto algo como esta estrella", señaló Tabetha Boyajian de la universidad de Yale.

Primero se pensó que era un defecto del telescopio, pero se verificó y todo continúa en orden en el aparato.

"Cuando Boyajian me mostró la data, quedé fascinado por lo loco que se veía", dijo Jason Wright de la Penn State University citado por el washingtonpost.com.

"Alieníjenas debe ser siempre la última hipótesis a considerar, pero parecía como algo que se podría esperar que una civilización construyera", añadió.

Otra teoría de lo que pudiera estar bloqueando la luz de la estrella es que se trate de los remanentes de un cataclismo, un choque entre planetas, o un grupo de cometas que orbiten el Sol.

Estas teorías también parecen poco probables.

Algunos astrónomos más liberales acarician la idea de que se trate de un objeto al estilo de la Estrella de la Muerte de películas como la Guerra de las Galaxias, que cuente con gigantes paneles que absorban la energía solar para su funcionamiento.

Ahora la investigación continuará para determinar qué realmente está bloqueando la luz de esa estrella.