La ola de calor que afecta desde el fin de semana el occidente de Bolivia amenaza con dejar atrás el récord histórico de temperatura para esta capital, se conoció hoy.

Según la pronosticadora del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), Ruth Guzmán, citada por el rotativo La Razón, los 27 grados Celcius de 2011 pueden pasar al olvido y dar paso a una nueva marca, en una ciudad a más de tres mil 500 metros sobre el nivel del mar, lo cual garantiza temperaturas frescas, o frías, durante todo el año, aún en verano.

Hace dos días, el calor llegó hasta los 25 grados, un dígito más que lo contabilizado por los termómetros la víspera, y aunque para la jornada de hoy se espera que llegue a 23 grados, Guzmán no descarta que en cualquier momento supere la cifra histórica.

Para Guzmán, solo los cielos nublados de los últimos días impidieron que el referido registro pasara a formar parte del pasado y considera que, en las próximas jornadas, de haber menos nubosidad, podría darse un récord.

La ola de calor que afecta al país permitirá que en la ciudad de El Alto, aledaña a esta capital, las máximas lleguen a 19 grados, en tanto en Cochabamba subirán hasta 21 y en Tarija hasta 33.

Según el Senamhi y la Defensa Civil, el fenómeno climático de El Niño provocará lluvias y sequías en ocho de los nueve departamentos bolivianos, salvo en el amazónico Pando, desde el mes de noviembre.

Las altas temperaturas en La Paz, sin embargo, hacen las delicias de sus habitantes, muchos de los cuales dejan sus habituales abrigos por primera vez en muchos años y salen a las calles en mangas de camisa.