Más del 90 por ciento de avance presenta la obra de construcción del nuevo complejo de Bodegas Refrigeradas y Centro de Distribución especializado de Cargill de Nicaragua S.A., inversión que supera los US$50 millones de dólares y que contribuirá a ampliar la capacidad de la empresa y hacer más eficiente el abastecimiento de carne de pollo en el mercado nicaragüense.

“Esta inversión nos da mejor eficiencia en el manejo de los productos, en la rotación de los productos, en la entrega de los productos a los clientes, en la seguridad de los trabajadores, en la cantidad de entregas que podemos hacer al mismo tiempo y esa eficiencia se ve reflejada en un mejor servicio al cliente, que es lo que nosotros estamos confiando que nos va a llevar a altísimos niveles de servicio al cliente para nuestra marca Tip-Top y Cainsa”, declaró el Vicepresidente para asuntos corporativos de Cargill de Nicaragua S.A., Alfredo Vélez.

Vélez aseguró que esta es la mayor inversión de Cargill a nivel de Centroamérica, siendo también la planta más grande que se haya construido en el país, dado que contará con cámaras especiales para carne de pollo congelada y fresca, embutidos de pollo y cerdo.

Añadió que la obra es la ratificación de la confianza que tiene la transnacional en el desarrollo del país y el manejo de la macroeconomía de parte del Gobierno.

“Cargill es uno de muchos empresarios que tiene una enorme confianza en el país por su manejo macroeconómico, su manejo de la relación entre las dificultades del sector de inversionistas con el Gobierno a través de todas las entidades gubernamentales. Está al día en su relación que tiene por medio del Cosep y sus cámaras con todas las entidades del Gobierno para fomentar la inversión y para que el proceso de inversión sea de manera eficiente, (y eso) es encomiable”, expresó el ejecutivo.

Indicó que la seguridad y estabilidad económica en el país son los principales elementos que motivan la inversión extranjera en Nicaragua, además del desarrollo de la industria, un sector que está creciendo entre el 7 y 8% anual.

“Es una reafirmación de la confianza que tenemos en el desarrollo del país, en el manejo que tiene el Gobierno en la producción alimenticia y la prioridad que se la a la carne de pollo como un producto accesible y de consumo masivo para los nicaragüenses, una industria que ha crecido de manera fuerte y segura, con una visión de largo plazo muy fuerte que tiene el Gobierno para acompañar este tipo de inversiones”, comentó.

Durante el proceso de construcción del complejo se han generado cerca de 400 empleos a través de 45 contratistas, mano de obra nicaragüense y una vez que inicie operaciones estará generando otros 200 empleos.

Se prevé que las labores de construcción finalicen el 15 de noviembre para iniciar el proceso de enfriamiento de la bodega refrigerada, a fin de tenerla lista a finales del mismo mes e iniciar operaciones el 1 de diciembre próximo.