Como parte del fortalecimiento del modelo de Seguridad en el Campo, la Policía Nacional está ejecutando una serie de planes previo al inicio de la cosecha cafetalera en el departamento de Jinotega. El trabajo se realiza de forma coordinada y en alianza con los productores, instituciones de gobierno, autoridades locales y policiales.

El modelo de seguridad en el campo, consiste en patrullaje en caminos rurales, visitas continuas a las haciendas cafetaleras, custodia a traslado de valores, requisas a camiones que transportan el grano de oro a los diferentes beneficios, encuentros para intercambio con los productores, entre muchas otras acciones.

Alberto Picado, administrador de la Hacienda La Colonia, ubicada a 32 kilómetros del casco urbano de Jinotega, patentizó que el trabajo desarrollado por la institución del orden ha incidido en la reducción de las actividades ilícitas en el campo.

“Nosotros como finca y como productores tenemos trabajo durante todo el año, por ello, la comunicación con la estación policial más cercana ubicada en Pueblo Nuevo, nos permite una estrecha relación de trabajo con los agentes, misma que a su vez permite intercambiar información de la situación en esta zona, si hay o no presencia de delincuentes” refirió.

Picado agregó que a partir de los esfuerzos, los productores tienen mayor seguridad en el campo y los buenos resultados adquiridos a través del componente de seguridad, muchos jóvenes se han sumado al esfuerzo colaborando como policías voluntarios.

"La comunicación es durante todo el año, pero para la cosecha la coordinación es mayor, nosotros incluso tenemos un puesto de policías voluntarios en la hacienda que durante la cosecha se incrementa y también nos brindan apoyo en la cobertura de planillas para pago", aseguró Picado que valoró de muy importante estos esfuerzos de cara a la estrategia de reducción de la pobreza.

El señor José Dolores Pineda, que está a cargo de una docena de recolectores de café, aseguró que a partir del trabajo policial los trabajadores se sienten más seguros cuando transitan por los caminos que los llevan a las haciendas o a sus hogares.

"Yo lo miro bastante positivo por lo que había bastante delincuencia y ahora tanto los productores como los trabajadores nos sentimos protegidos. Ese trabajo es permanente, pero en tiempo de cosecha se incrementa y esto es positivo", expresó Pineda que asegura que antes había mucha incertidumbre en el campo por la situaciones de robo.

El comisionado mayor Gustavo Aguilar, segundo jefe de la policía en Jinotega, destacó que dentro de las diez prioridades del modelo de seguridad ciudadana, el fortalecimiento de las acciones en el campo es fundamental.

"Desde hace 15 días ya comenzamos a darle seguridad a la apertura de la cosecha cafetalera, así como el fortalecimiento en la seguridad en el campo. Estamos disponiendo en todas las haciendas, en todos los lugares de un dispositivo de compañeros de la policía y también a proteger el traslado de valores y el año pasado no se nos dio ningún incidente, ningún acto delictivo que tenga relación con el robo de planilla, extorsiones o secuestro por el mismo trabajo de seguridad en la zona", enfatizó el jefe policial, que calificó de muy buenas las relaciones que existe entre las instituciones del Gobierno Sandinista, la Policía Nacional, el Ejército y los productores.

Puntualizó que el intercambio de información ha permitido grandes resultados en la reducción de los delitos.

"Nuestra principal fuente de información es la comunidad, con los mismos productores y con los cortadores hablamos para ejecutar los planes, ellos son la mayor fuente de información, sin ellos, sin la comunidad no somos nada".