La enfermera británica contagiada con el virus del Ébola, que fue aislada el pasado viernes en un hospital de Londres tras haber sido dada de alta en enero, se encuentra en estado "crítico", informó este miércoles el Royal Free Hospital de la capital.

"Nos entristece informar de que el estado de Pauline Cafferkey se ha deteriorado y está ahora críticamente enferma", indicó el centro sanitario en un comunicado.

Cafferkey, escocesa de 39 años, fue trasladada en la madrugada del viernes pasado en un avión militar desde Glasgow tras padecer una "inusual complicación", según fuentes médicas, relacionada con la enfermedad.