Con mucha devoción cientos de fieles católicos se congregaron este martes en el Santuario Nuestra Señora de Cuapa, Chontales, para festejar el 35 aniversario de la quinta aparición de la Virgen María.

A lo largo del día se realizaron jornadas de oración y una misa oficiada por párroco de Cuapa, Padre Luis Zavala.

El sacerdote recordó que hace 35 años cuando la Virgen se le apareció al campesino Bernardo Martínez, el país estaba dividido y lleno de muchos rencores. En este sentido, dijo que María lo que quería era unir a las familias nicaragüenses.

“Siempre la Virgen está pidiendo que nos unamos. Eso es importantísimo, es fundamental para la convivencia, para las relaciones entre nosotros, para esta gran familia nicaragüense”, indicó.

Por esta razón es que exhortó a los peregrinos a pedirle a la Virgen a que interceda ante Jesucristo para que les conceda el don de la unidad.

Subrayó que los valores familiares y cristianos hay que fomentarlos, ya que ello es fundamental para la convivencia.

“Apuntemos a lo más importante y apuntar a lo más importante es los valores religiosos”, señaló Zavala.

Aunque la gran mayoría de quienes llegan al santuario son personas que tienen varios años, e incluso décadas, de hacer esta peregrinación, hay otras que movidas por la fe y la necesidad de un mayor acercamiento con la Virgen deciden emprender el largo viaje a esta localidad chontaleña.

“Es la primera vez que vengo, me han dicho que es una experiencia maravillosa, la verdad tenía curiosidad de venir y sobre todo la fe que me movió”, dijo Jazmina Vanegas, de 29 años y procedente de Rivas.

Procedente de Managua llegó la señora Olimpia Luna, de 55 años. Ella tiene 9 años de hacer esta peregrinación, pues es testigo de las bendiciones y milagros que hace posible la Virgen de Cuapa.

“Me hizo un gran milagro, yo soy sobreviviente de cáncer”, manifestó.

Luna expresó que ir al Santuario llena de mucha paz espiritual.

“¡Cómo no ser creyente si uno realmente siente su alegría, siente su paz, siente aquel gozo!”, refirió.

La señora Leonarda Velázquez Oporta , es una cuapeña de cepa y aseguró que cada año como católica asiste a esta celebración creyendo siempre en la vigencia del mensaje que María trajo al pueblo hace 35 años.

“Los nicaragüenses debemos de vivir en fe, unidos como hermanos”, destacó Velázquez.

Un mensaje de cara a las elecciones 2016

Para el padre Zavala, el mensaje de unidad y paz de Nuestra Señora de Cuapa es algo que necesita mucho Nicaragua, de tal forma que también llamó a las familias a orar de antemano para que los comicios electorales del próximo año se realicen con tranquilidad.

“El próximo año Santísima Virgen ayúdanos para que no nos sigamos dividiendo, mejor que todos estemos unidos como una sola familia, que no vengan a polarizarnos más estas elecciones”, expresó Zavala.

“Nuestros obispos, juntamente con el clero, hemos estado pensando precisamente en eso, a estar invitando desde ya a que vivamos una fiesta cívica el próximo año, que cada día sea más bonita, que cada día nos entendamos mejor, que estemos con más madurez, porque lo necesitamos”, refirió afirmando que nadie quiere ver más ambientes desagradables, ni escenas terribles en Nicaragua.

Zavala indicó que si bien el país necesita de muchas cosas, lo más importante es que todos demuestren su condición de cristianos.

Posterior a la Santa Misa, el sacerdote en compañía de los devotos sacaron en procesión la imagen de la virgen por los alrededores del santuario.