Tras 38 años de la gesta libertaria que impulsó el proceso revolucionario en nuestro país y que marcó un gran cambio a nivel nacional, el pueblo de San Carlos recuerda a jóvenes como Roberto Centeno Pichardo, Ernesto “Chato” Medrano, William González, Elvis Chavarría, Donald Guevara y Felipe Peña como algunos de los protagonistas que ofrendaron su vida en el entonces inédito asalto al cuartel de la genocida guardia somocista en San Carlos, Río San Juan un 13 de octubre de 1977.

“Fue realmente un momento que prendió la insurrección, llevamos la guerra hacia las ciudades donde nunca se había llevado. Nosotros sólo estábamos acostumbrados a ver en los periódicos a los compañeros masacrados en las montañas y en las calles, pero nunca habíamos llevado a la guardia al combate y eso demostró que a la guardia podíamos combatirla y se le quitó el miedo (al pueblo). Muchas veces se dijo que era la chispa que había encendido la insurrección el 13 de octubre (…) y creo que en realidad fue eso, prendimos una chispa y la insurrección no paró hasta el triunfo de la revolución”, manifestó Bosco Centeno, uno de los protagonistas de esta gesta del 13 de octubre y que actualmente reside en una de las islas del Archipiélago de Solentiname.

Centeno recordó que esa acción heroica que él, junto a otros jóvenes, desarrollaron fue algo que estuvo planificado y desde la visión del Frente Sandinista, del Comandante Daniel Ortega, que orientaban no moverse hasta que se dieran las oportunidades que se estaban esperando, las que llegaron el 13 de octubre.

El sonido acostumbrado de las campanas de la iglesia, que generalmente anunciaban el inicio de la misa en honor a la Virgen de Fátima, fue la señal que recibieron los 26 jóvenes para poder actuar en contra de la guardia nacional y comenzar la lucha de más de cuatro días que otorgaría la libertad a los sancarleños y a todos los pobladores de Río San Juan.

“Fue uno de las primeras acciones que el Frente Sandinista desarrolla atacando a la guardia en sus propios cuarteles, entonces esa gesta indicó al pueblo el enemigo que teníamos, con una acción armada directa y luego vino el pueblo sumándose a los movimientos revolucionarios que desencadenó en el triunfo del 19 de julio de 1979”, indicó Héctor Iván Guevara Silva, participante de la gesta.

El alcalde de San Carlos, Johnny Gutiérrez Novoa, aseguró que ese momento tan lleno de valor y de esperanza, perpetrado por un grupo de jóvenes de San Carlos y Solentiname, logró iniciar los cambios que hoy las familias de Nicaragua están disfrutando.

“Efectivamente marca un momento histórico para nosotros, de mucho valor, de mucha trascendencia, de mucho contenido, de mucho sentimiento porque efectivamente fue un momento que cuando nadie daba nada por el Frente más que esos jóvenes: hombres y mujeres cargados de compromiso y con el corazón lleno de esperanza y con ese compromiso que ellos tenían, lograron que hoy viviéramos distinto”, expresó el edil.

Para el Alcalde, la construcción de canchas y campos deportivos, centros de salud, escuelas, entre otros es parte de ese compromiso de los jóvenes del 13 de octubre.

“Es trascendental para estos conceptos de revolución, estos movimientos revolucionarios la participación de la juventud, porque sin la juventud, sin ese compromiso de la juventud no podía haber revolución y ese fue un momento especial que procuró, por ese compromiso, nuevos momentos especiales como el que estamos viviendo de la mano de Dios y del Buen Gobierno del Comandante Daniel Ortega, y entonces nosotros debemos seguir avanzando y asumiendo el compromiso, siendo leales a ese compromiso de la juventud”, manifestó Gutiérrez.

Jóvenes comprometidos con ideales de héroes y mártires

Betty Calero, integrante de la Juventud Sandinista de San Carlos, afirmó que la gesta del 13 de octubre tiene un gran significado para los jóvenes, porque por esa misma hazaña, ese proceso libertario del pueblo es que hoy la juventud puede gozar de muchos programas sociales y desarrollo económico que impulsa el Gobierno del Frente Sandinista que preside el Comandante Daniel Ortega Saavedra.

“Gracias a esa gesta que hicieron nuestros héroes y mártires hoy vivimos en paz, vivimos en solidaridad, vivimos en hermandad, gozamos de un pueblo sin violencia, gracias a esa gesta heroica, gracias al triunfo, a ese talón de Aquiles que dio el triunfo de la revolución dos años después, es que nosotros gozamos de salud y educación gratuita, de tantos programas emblemáticos de nuestro Gobierno, por el sacrificio de los héroes y mártires”, dijo Calero.

Calero señaló que el trabajo que tienen encomendado hoy los jóvenes es defender la revolución con convicción, con pensamiento y contando la historia que permite que hoy se tenga un país libre y soberano con restitución de derechos a jóvenes, mujeres, adultos mayores, niños y niñas a través de los distintos programas que desarrolla el Gobierno Sandinista.

“Nosotros ahora como jóvenes nos sentimos libres y con el Gobierno del Comandante Daniel se nos han abierto las puertas, primeramente el deporte, también se está promoviendo igualdad de condiciones y derechos, educación para jóvenes y niños, gracias a nuestro Gobierno Sandinista ahora tenemos parques con internet gratuito, recreación sana y tranquila”, comentó Daysi María Arguello.

13 de octubre impulsó cambios sociales

El asalto al cuartel de San Carlos motivó la integración de muchos jóvenes a la lucha popular del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en todo el país, para tener un proceso de paz, de tranquilidad cómo el que se vive actualmente, con más acceso a la salud y a la educación.

Fue precisamente esta gesta la que vino a marcar nuevos cambios de progreso social para los pobladores de este sitio rodeado de naturaleza, que hasta esa fecha no era más que solo un lugar de confinamiento y de castigo utilizado por los Somoza para cuando se quería librar de sus opositores.

“Nosotros soñamos con esto que están viendo aquí, soñamos con tener un parque, un parque donde jueguen los niños, soñamos con tener educación. Había una escuela en todo el archipiélago, ahora hay nueve escuelas y hay una secundaria a distancia, hay más de 150 compañeritos que ya son bachilleres en Solentiname y eso antes era imposible (porque) para poder estudiar había que ir hasta Managua […] Todos los muchachos guerrilleros soñamos con tener estas escuelas que tenemos ahora aquí, y ahora están las escuelas, están las posibilidades”, declaró Centeno.

El edil sancarleño aseveró que con ese proceso del 13 de octubre ha impulsado el cambio y mejoramiento de la calidad de vida de las familias riosanjuaneñas, ya que hoy se han creado condiciones en temas de salud, la construcción de una carretera que le permite tener una mejor conexión con el resto del país demostrando ese compromiso del Gobierno Sandinista con las familias de Río San Juan, la educación, el Plan Techo, viviendas, entre otros que contribuyen a dignificar la vida de las familias.

“Eso nos permite a nosotros a decir hoy por hoy que lo que ocurrió el 13 de octubre y lo que ocurrió el 19 de julio de 1979 fue motivado por ese cambio que tanto las familias estaban esperando, que tanto las familias necesitaban y vanguardizado por el Frente Sandinista el Gobierno y el Pueblo de Nicaragua logró esa transformación, ese cambio y hoy por hoy la juventud y las mujeres de la mano del Comandante Daniel (Ortega) siguen siendo agentes de cambio”, dijo Gutiérrez Novoa.

“El desarrollo ha sido transcendental, Solentiname antes estaba descuidado, en los años 90 al 2000 todo estaba en abandono, la educación, la salud, los programas de Gobierno. La educación era difícil y el problema mayor es que no había interés de que nuestra comunidad siguiera desarrollándose, cada día más pobre, cada día más dificultades en lo que es el arte y la cultura y fue hasta el triunfo del Frente Sandinista en el 2007 comenzaron a desarrollarse los programas y ahora hemos hecho cuatro escuelitas en todas las islas, escuelas muy bien construidas”, comenta María Magdalena Pineda, a quien todos conocen como la artista “Elena Pineda”.

Pineda destacó el apoyo del Gobierno Sandinista al aprobar la reconstrucción del centro educativo para la modalidad de secundaria a distancia en Solentiname, demostrando los resultados de esa gesta del 13 de octubre que hoy se concreta con la restitución de derechos de las familias de esa localidad del país.