Decenas de familias visitaron los diferentes tiangues que ha construido la Revolución Sandinista a lo largo y ancho de la Avenida de Bolívar a Chávez, lugares en los que pueden disfrutar de nuestra gastronomía, de la cultura y sobre todo de nuestras raíces indígenas.

En los tres tiangues ubicados cercanos a la Plaza de la Revolución las familias pudieron observar nuestros bailes tradicionales, pero también de la historia ancestral que está plasmada en las mascaras, artesanías y trajes del folclor, todos mostrando la cultura autóctona del combativo barrio Monimbó.

En el tiangue Monimbó como todos los fines de semana, los artistas mostraron la cultura y tradición de Masaya, con representaciones folclóricas, los agüizotes, el toro venado y las festividades en honor a San Jerónimo.
Doña Marta Toribio, coordinadora del tiangue Monimbó y del Torovenado El Malinche “Carmen In Memorian”, invitó a las familias a visitar este pequeño espacio de Masaya, para que conozcan la historia indígena nicaragüense y además compren productos elaborados por las manos de los artesanos.

“Este rinconcito que tenemos es donde nos permite a todos los artesanos y a todos los que promovemos la cultura del arte y el baile, las expresiones populares como el Torovenado El Malinche, el baile de las Inditas, el mestizaje y otros más. Además exponemos las artesanías que son elaboradas por manos laboriosas de nuestros ciudadanos de Monimbó”, expresó Toribio.

Invitan al toro venado

Aprovechó la oportunidad a los turistas, a las familias nicaragüenses para que asistan a las festividades de San Jerónimo, entre estas el Torovenado El Malinche a celebrarse el 15 de noviembre.

“Cuando nace el Torovenado es como una expresión que tuvo contra el invasor, es real y es la muestra que simboliza el toro al español bruto y los cachos de venados reflejan a lo que es el indio, al indio que es difícil de atrapar, es débil pero muy astuto”, indicó la promotora cultural cuando decenas de [email protected] visitan el tiangue Monimbó.

“Aquí pueden conocer la cultura de Masaya, lo que se cultiva en Masaya, las hamacas, los carritos de madera y que sepan que en Masaya tenemos un gran potencial en cuanto a la cultura y nuestras artesanías, no hay que enamorarse de los productos extranjeros y en Masaya podemos fabricar nuestros productos y exportarlo”, comentó el artesano José de la Cruz Mena.

La reina de la cultura en Monimbó, María del Cielo Zambrana, invitó a las familias a conocer los tiangues de la Avenida Bolívar, particularmente el Monimbó que es el sitio en que podrán conocer la historia y un pedazo de Masaya.

“Me siento muy orgullo de ser de Masaya, del pueblo de Monimbó, que lleguen al tiangue y al torovenado El Malinche, podrán ver muchos trajes tradicionales, cultura y las costumbres de Masaya”, indicó la jovencita.
En los diferentes tiangues estuvieron los protagonistas y en el tiangue La Fe se ubicaron 34 pequeños comerciantes de los diferentes departamentos que ofertaron diversidad de productos, como árboles naturales, hortalizas, gastronomía, café, rosquillas, payasos y las danzas tradicionales.

Son espacios maravillosos

El ciudadano calificó los tiangues y restos de lugares, como hechos maravillosos que solamente en Revolución Sandinista pueden construirse, para el gozo, deleite y diversión de las familias nicaragüenses.

“Estos son unas cosas maravillosas, nos hacen recordar lo bonito que es Nicaragua, a mis hijos les gusta, a mis nietos también, porque es algo para la familia, para la comunidad, porque es una forma de distraerse y nos hace vivir sanos y feliz. Antes no teníamos donde divertirnos, el comandante Daniel y la compañera Rosario han idea maravillosa”, expresó Bermúdez del barrio Altagracia.

“Esto es algo buenísimo para los jóvenes, para los niños, para toda la familia nicaragüense y me ha llamado la atención la alegría que se sienten todos los nicaragüenses al compartir estos espacios y con los jóvenes con tantos talentos que tenemos y a pesar de todos los problemas, de los desafíos que tenemos a diario si vivimos en alegría”, indicó Mayra Sotelo.

Los protagonistas mejoran sus niveles de vida

Pero no solamente los visitantes en los tiangues reconocen los esfuerzos, también los pequeños comerciantes que venden sus productos, muchos son protagonistas del programa Usura Cero, como el caso de doña María Isabel Pérez, quien todos los fines de semana vende sabrosos refrescos naturales de gran variedad y reconoce que su vida ha cambiado muchísimo porque ahora es una mujer muy activa.

“Para nosotros es un gran beneficio porque el gobierno nos está ayudando al darnos este lugar para vender, porque la mayoría que estamos en este tiangue somos madres solteras y gracias a Dios nos ha ido muy bien con las ventas, me siento bien apoyado, bendecida y agradecida”, dijo María Isabel.