Con una procesión que inició en la Iglesia Cristo Rey y concluyó en la Catedral Metropolitana, familias católicas del país celebraron los 35 años de la aparición de la Virgen en Cuapa.

Los devotos a la Virgen conmemoraron esta fecha dando gracias por los milagros de sanación concedidos.

Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, al concluir la misa dominical en Catedral de Managua, manifestó que las iglesias junto con el pueblo católico se están preparando con mucha devoción para festejar las apariciones de la Virgen de Cuapa.

“Las celebraciones la está promoviendo la diócesis de Juigalpa, y luego en todas las diócesis nuestros fieles están preparándose para vivir este acontecimiento como una presencia maternal de la Virgen, una protección de parte de Jesús y sobretodo recordemos el mensaje de la Virgen de Cuapa, que dice que no sólo hablemos de la paz, sino que cada uno aportemos nuestro granito de trigo para cosechar una espiga, es decir sembrando la paz vamos a cosechar la paz y no la violencia”.

Una Virgen Milagrosa

En la pequeña procesión que realizaron los y las devotas de la Virgen de Cuapa se escuchaban los cantos, rezos y sobre todo se veía la fe de estos promesantes, quienes agradecen los milagros que “la niña más bonita”, a como reza uno de los cantos, ha hecho en sus vidas.

Yolanda Calero Ampié, muy emocionada caminó varias cuadras para agradecer a la Virgen que la sanara.

“Aquí alegre, celebrando este día, 35 aniversario de su última aparición un 13 de octubre de 1980. Nosotros los Managuas de Nuestra Señora María de Cuapa promovemos esta devoción hacia nuestra Madre Santísima”.

“Ella intercede por nosotros ante su hijo. En mi caso yo doy testimonio de sanación de cáncer de mama hace diez años por eso estoy para la gloria del Señor”, indicó.

Violeta Baca, indicó que el mensaje de la Virgen es el llamado a la paz en el mundo.

“El mensaje de la Virgen es de paz en el mundo entero. Les decimos que esa paz debe comenzar desde nosotros en nuestro corazón”.

Por su parte, Doña Argentina Zuñiga, comentó que “le tenemos que rendir honor y gloria. Esperamos que haya paz en el mundo y que se rece El Rosario en familia”.

“Desde hace un año participo porque ella es muy milagrosa y me ha hecho el milagro de vida de cada día”, externó.