Pese al anuncio de un cese de hostilidades durante el periodo electoral hecho por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la aviación de Turquía atacó hoy sus bases en el norte del país y en el norte de Irak.

A menos de 24 horas de conocerse un comunicado de la insurgencia kurda de suspender sus acciones antes de los comicios adelantados de noviembre próximo, el mando militar turco continuó sus operaciones esta jornada, destaca la versión digital del diario Hurriyet.

La aviación de combate destruyó posiciones de fuego y estructuras de almacenamiento de la guerrilla en las localidades iraquíes de Matina y Zap, mientras 14 rebeldes fueron eliminados la víspera en la suroriental localidad turca de Lice, segím el diario.

El PKK anunció que evitaría realizar acciones bélicas, si no era atacado por el Ejército, que reanudó sus operaciones el 24 de julio pasado, después de suspender el Gobierno las negociaciones de paz con esa agrupación, iniciadas en 2013.

Los golpes aéreos se realizaron casi a la par de un doble atentado, al parecer suicida, perpetrado la víspera en una estación de ferrocarril de esta capital, con saldo de casi un centenar de muertos y 246 heridos, incluidos 48 de gravedad.

El Gobierno insiste en acusar al PKK y agrupaciones de izquierda de ser los autores de los ataques dinamiteros ocurridos durante una marcha pacifista en contra del conflicto entre el Ejército y la insurgencia kurda.

Foto: Archivo