Doce kilómetros separan a las dos Iglesias, trayecto por el cual avanzan miles de promesantes que bailan sin cesar horas tras horas.

La pequeña imagen fue bajada de su nicho a las 6 de la mañana y sacada al atrio de la Iglesia para iniciar la procesión hacia Managua en medio del alegre bullicio de una tradición llena de fe para los managuas.

La mayordoma de las fiestas patronales, la alcaldesa Daysi Torres, junto con el Secretario del Concejo Municipal, Enrique Armas, garantizaron la seguridad, la tranquilidad y la paz de esta fiesta religiosa.

Gran labor de brigadas de limpieza de la Alcaldía

Rigoberto Muñoz, supervisor de las brigadas de limpieza del Distrito Cinco de la Alcaldía de Managua dijo que casi un centenar de trabajadores de la comuna capitalina limpian las calles del recorrido tras el paso del Santo.

Muñoz explicó que a la vez que limpian hacen conciencia entre los promesa tes para que depositen la basura en los sitios indicados y que no la tiren en las calles.

Señalo que iniciaron las labores de limpieza desde el pasado 21 de julio con la Roza del Camino y concluirán el próximo 10 de agosto, cuando la pequeña imagen de Santo Domingo de Guzmán retorne a su Santuario en Las Sierritas de Managua.

Las brigadas de la Alcaldía permitirán con su labor que las calles por donde pasa el Santo de los managuas queden limpias  y sin desechos, preservando la limpieza de la ciudad.

Las vacas culonas

Este año también fue notoria la participación de las vacas culonas en honor a Santo Domingo, manipuladas por niños, para sortear a los promesa tes. Unas 50 vacas culonas fueron elaboradas este año.

Igualmente asistió a las festividades la famosa Chica Vaca, doña Francisca Villalta que a sus casi 100 años de edad, se repuso de su enfermedad para bailarle al Santo Milagroso, auxiliada por sus familiares. El año pasado la Vaca Chica fue la gran ausente en las fiestas de manguito, debido a los achaques propios de su edad.

Santo Domingo de Guzmán y su impresionante procesión se encontraban a eso de las dos y media de la tarde avanzando por los semáforos del autolote El Chele en dirección hacia el norte, buscando la zona del Mercado Oriental por donde pasará bajo el arco del Gancho de Camino antes de dirigirse hacia su hogar durante 10 días en Managua.

A esas alturas la imagen que era llevada en hombros por cargadores tradicionales, tras recorrer casi una decena de kilómetros desde su salida de Santo Domingo, cumplía ya al menos ocho horas y media de haber salido de su templo, mientras miles de personas seguían caminando y bailando en pago por promesas.

De hecho por todo el recorrido el ritmo contagiante de música de chicheros hacia moverse con fervor, paz y alegría a decenas de miles de personas que participan en la bajada de la imagen de Santo Domingo de Guzmán.

A juicio de uno de Cesar Rodríguez, la tranquilidad de toda la procesión es el ambiente propiciado por el gobierno sandinista y por las obras realizadas por el Presidente Daniel Ortega y por la compañera Rosario Murillo.  

La imagen de Santo Domingo, a la salida del templo de las Sierritas era llevada en hombros por cargadores tradicionales quienes bailaban al son de los chicheros con un movimiento característico, ciertamente cadencioso pero que le da un ritmo lento de avance, dando al menos dos pasos hacia adelante, uno hacia atrás y con movimientos hacia los lados.

Entre tanto un impresionante dispositivo policial evitaba que se produjera incidentes entre personas que acompañando a la procesión, iban tomados de licor, mientras dentro de un cordón puesto por los agentes policiales, iba no solo la imagen de Santo Domingo, sino también las principales autoridades de la comuna y de la Policía Nacional.

Bailando al son de música folklórica, junto con la alcaldesa Daysi Torres, iba el compañero Enrique Armas, compañero de fórmula de la alcaldesa por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para las próximas elecciones municipales.

Entre tanto cuando la inmensa procesión a la Cruz del Paraíso, ahí se unió la Jefa Nacional de la Policía Aminta Granera, quien también se unió a los cargadores de la peaña donde va montada la imagen de Santo Domingo de Guzmán para bailar y cargar la imagen en forma rítmica.



Hace 10 años es devota de Santo Domingo

La Jefa Nacional de la Policía manifestó en cierto momento a los periodistas que desde hace 10 años es devota de Santo Domingo y que año con año miraba pasar la procesión en el Gancho de Camino y al observar la devoción de la gente, eso le hizo decidirse a hacerse devota del Santo.

Por otra parte, la Directora Nacional de la Policía expresó que el recorrido de Santo Domingo de Guzmán a la capital se mantenía sin incidentes y expresó que la policía de Managua fue reforzada con agentes de policía de León y Chinandega.

Entre tanto la alcaldesa Daysi Torres, señaló que con la salida de la imagen de Santo Domingo, comenzaron 10 días de fiesta y peregrinación del pueblo de Managua alrededor de Santo Domingo de Guzmán, fiesta a la que calificó como una celebración tradicionalista popular, religiosa, mezcla de folklore, mezcla de toda la cultura del pueblo nicaragüense.



Reconoce labor de Policía Nacional


Aseguró la jefe de la comuna que como alcaldía se está tratando de rescatar poco a poco la tradición de Santo Domingo para que sea una tradición con más alegría, pero con más fervor religioso y mucho más en orden, pero reconoció que las cosas no se cambian de la noche a la mañana.

Por otra parte reconoció la participación de la Policía Nacional en las actividades de Santo Domingo como una buena labor en la que los hombres y mujeres de la institución del orden siempre están resguardando la seguridad ciudadana y dijo que “es una labor que nosotros los nicaragüenses debemos reconocerla de entrega y respeto al pueblo”.

El sacerdote jesuita Orlando Aguilar dijo “creo que cada Managua lleva en el corazón a Santo Domingo, hay personas que están desde las cuatro de la mañana  dándole los buenos días a Santo Domingo y le dan diez días de fiesta, de devoción, de folklore popular de vivencia en Nicaragua, viviendo la tradición”.

Una promesante Ana María Fonseca dijo que tiene unos 40 años de acompañar a Santo Domingo porque ya no le dan ganas de tomar licor y ha obtenido energías porque pese a estar desvelada siente que tiene resistencia porque está bailando y no le dio ni sueño.

Otro promesante José Luis Hernández explicó que le gusta asistir a la procesión, añadiendo que llega desde hace unos 30 años y manifestó que la juventud de ahora se está reivindicando, en la procesión van de forma más educada y eso está ligado a los cambios que se van realizando a nivel general en el país en los últimos años.