Don Manuel Guerrero, propietario de uno de los tramos que fue afectado durante ese siniestro, afirma que durante el suceso lo perdieron todo y se quedaron prácticamente de brazos cruzados, sin nada que comer y pasando varios días de dificultades, hasta que les facilitaron el dinero para reiniciar su negocio, algo que ya han terminado de pagar.

Según Guerrero, aunque no existe una determinada organización de los comerciantes y no existe coordinación para establecer espacios y entradas para los vehículos de rescate de los Bomberos, con la edificación de los tramos tuvieron una mayor inspección y apoyo en lo que respecta a la instalación de los servicios de energía con el objetivo de que no haya malas conexiones, existe mayor aseo en el centro de comparas, se ha formado una brigada antiincendios que recorre el mercado todos los días.

“Una brigada pasa por aquí y uno le cuando tiene sus diez córdobas, pasan semanal pidiendo y por ahí andan dando vueltas en el mercado”, comenta doña Olga Chávez Dávila.

Para doña Olga se necesita mayor apertura en las calles, de manera que se permita la salida de la gente como ruta de evacuación en un momento de tensión y por supuesto para que les sea más fácil a las instituciones de auxilio poder llegar al lugar del hecho sin ningún inconveniente.

“Se necesita que la gente no se pegue en los postes de luz, porque de eso comenzó el incendio y aquí se quemó bastante los tramos, pero los que sufrieron mayores pérdidas fueron los de las piñatas. Así que nosotros debemos tener mayor precaución con la energía y procurar estar legales en las conexiones para evitar que se provoque otro incendio”, señala Elisa Linarte.

Bomberos más vigilantes

El comandante Miguel Ángel Alemán, jefe de la Dirección General de Bomberos, cuenta que el siniestro se produjo el 31 de julio del 2008 a las 11:30 de la noche en el sector de las piñatas, afectando directamente 1,502 tramos y cubrió dos y medias manzanas de terreno del mercado, ocasionado por malas conexiones de eléctricas.

Alemán asegura que hoy en día existe una gran diferencia en los tramos que sufrieron afectaciones en esa época, puesto que existe mayor supervisión de parte de las autoridades involucradas en este tipo de temas como Enatrel, Enacal, los Bomberos y la Alcaldía de Managua de cara a la prevención.

“Lo interesante que lo que había en el 2008 para lo que hay hoy en el 2012 hay una gran diferencia, se construyeron mejor esos módulos que se quemaron, se reparó o se revisó la parte eléctrica que se ha hecho mejor, pero además de eso hemos supervisado fuertemente esa parte y únicamente podemos decir que en el 2010 hubo cinco incendios, de los cuales tres fueron llamativos pero no pasaron a más y del 2011 al 2012 no ha ocurrido prácticamente ni un solo incendio y eso nos alegra de sobre manera porque se ve que la sensibilización del comerciante y de la cantidad de personas que llegan ahí ha sido captado y se ha puesto en marcha”, afirma el comandante Alemán.

Añade que actualmente están trabajando en el tema de la sensibilización con los comerciantes y revisando constantemente los sistemas eléctricos de los diferentes tramos y buscando vías de acceso para los camiones de bomberos y ambulancias para poder llegar a esos puntos.

“Lo que quería remarcar es que no hemos tenido esos incendios porque hoy hay una mejor dirección y organización y el Gobierno le ha puesto bastante atención de que se realice un trabajo interinstitucional para revisar objetivos económicos y peligrosos de los mercados”, expresa Alemán.