Diversos sectores políticos, productivos y religiosos en Nicaragua han acogido con mucho beneplácito los resultados de la Encuesta sobre Medición del Nivel de Vida 2014, por lo que indicaron que estos representan mucha esperanza para un mejor futuro para los nicaragüenses.

El subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel considera que los resultados de la encuesta se sustentan en el interés que tiene el gobierno y sus instituciones en restituir derechos a las familias bajo un modelo de alianza y consenso con todos los sectores sociales y económicos.

“Esa política que ha venido implementando el gobierno en materia de restitución de derechos está dando los resultados necesarios, porque te encontrás actualmente que hay más acceso al agua, a la electricidad, hay más accesos a los servicios básicos y mayor inversión porque hay mayor confianza en el gobierno y esto hace que la pobreza se reduzca”, indicó Jarquín.

Aplaudió que la reducción de la pobreza en un 13% desde el 2009 al 2014 se debe a diversos factores socioeconómicos, pero principalmente a los más de 40 programas que ha venido impulsando desde el 2007.

“El gobierno ha implementado una serie de proyectos sociales que tienen que dar sus frutos necesarios, uno de ellos es la merienda escolar, el vaso de leche, todos estos proyectos son emblemáticos y dan su resultado. El nicaragüense está teniendo mayor participación ciudadana y está teniendo mayor participación en los asuntos del Estado y es porque el gobierno los involucra, el gobierno está involucrando al ciudadano nicaragüense que también se siente comprometido, esa es la incidencia y por eso la brecha se va reduciendo poco a poco”, agregó el subprocurador.

El productor y ex político Humberto Castilla, manifestó que las cifras del INIDE, las proyecciones de crecimiento de la CEPAL que sitúan a Nicaragua con un 4.3% en el 2015 y los datos de la encuesta de la CID-Gallup y otras que ratifican el respaldo que el pueblo tiene al FSLN, al gobierno y a sus principales líderes, el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, son parte de los frutos que se están recogiendo en la Nueva Nicaragua tras 8 años de administración sandinista.

“Las expresiones fidedignas que nos está arrojando el Banco Central es suma de lo que en Nicaragua se está viviendo; un desarrollo verdaderamente positivo en la economía de este país a favor de los pobres, a favor de la ciudadanía en general, paulatinamente estamos creciendo y aquí no ha venido una varita mágica que nos saque de la pobreza inmediata, eso no es posible, aquí es paulatinamente hemos venido saliendo del subdesarrollo”, agregó Castilla que considera que a Nicaragua le vienen sus mejores años en todos los aspectos.

Reducción de la pobreza es fruto de la paz y Reconciliación

En tanto el Prelado de Honor de Su Santidad Juan Pablo II, Monseñor Eddy Montenegro, afirmó que al conocer los avances en materia de reducción de pobreza, le embarga un sentimiento de alegría y satisfacción.

Asegura que cuando asiste a la entrega de un programa social como el Plan Techo, ve como los rostros de las familias se llenan de alegría y de mucha esperanza.

“Hemos estado acompañando con la municipalidad y hemos ido muchas veces a lugares lejanos y hemos visto que la gente va cambiando y eso produce alegría, porque este progreso y desarrollo es fruto de la paz y la reconciliación, eso no hay que perderlo de vista nunca, si hay Paz y Reconciliación, hay más oportunidades de invertir en obras que ayudan a que el pueblo se desarrolle”, puntualizó Montenegro.

Los principales números indican que la pobreza general se redujo en casi 13 puntos porcentuales, al pasar del 42.5% al 29.6%, mientras la pobreza extrema pasó de 14.6 al 8.3%.

La encuesta refleja que un 70.4 % de los nicaragüenses se ubica como “no pobres”; el 29.6 % se ubica en “pobres generales”; y dentro del grupo de este rubro un 8.3% vive pobreza extrema. En el área urbana el 85.2% de las familias se ubica en “No Pobres”, el 14.8% en “Pobres Generales” y un 2.4% vive en pobreza extrema.