Penny Pritzker, secretaria de Comercio de Estados Unidos, reconoció hoy en esta capital que todavía existe en su país mucho desconocimiento sobre la economía cubana, y por eso viajó a la Isla.

“Todavía existe en EE.UU. mucho desconocimiento sobre la economía cubana para poder entenderla cabalmente y es por eso que estoy aquí”, aseguró.

En conferencia de prensa en la sede de la Embajada norteamericana, Pritzker apuntó que su viaje tiene el propósito de formalizar las relaciones entre ambos gobiernos y “aprender los unos de los otros”.

Reiteró en varias ocasiones estar comprometida para mejorar la vida del pueblo cubano, pero señaló que siempre “buscar oportunidades” dentro de los límites del bloqueo de su gobierno contra la Isla.

Agradeció que durante su estancia en la mayor de las Antillas se pudo reunir con altos dirigentes, entre ellos el canciller Bruno Rodríguez, el titular de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca; y el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas.

Pritzker dijo que intercambió durante un recorrido por La Habana Vieja con trabajadores de la cooperativa que restaura el Capitolio, experiencia que calificó de “muy especial”.

Reconoció que esta visita se da en un momento muy importante en la historia de las relaciones entre las dos naciones, pues los “gobiernos han comenzado a forjar vínculos que hasta ahora no habían existido”, afirmó.

En ese sentido señaló que desde enero se han logrado avances en las relaciones y que gracias a las medidas aprobadas por el presidente Barack Obama para flexibilizar algunos aspectos del bloqueo hay un incremento de los viajes de ciudadanos de su país a Cuba, aunque persiste la prohibición a los estadounidenses para hacer turismo aquí.

La Secretaria de Comercio mencionó otras de esas medidas, entre las que se encuentran la eliminación del monto de las remesas que se pueden enviar a Cuba, así como la exportación de algunos productos y servicios, todas con alcance limitado al no poder Cuba utilizar el dólar en sus transacciones comerciales y tener que pagar por adelantado y en efectivo las compras en Estados Unidos.

Penny Pritzker dijo estar contenta de su viaje a la Isla, el segundo de un integrante del gabinete de Obama en menos de dos meses, y subrayó el carácter “puramente técnico” de su estancia.

Durante dos días la funcionaria estadounidense interactuó con representantes cubanos sobre el alcance y las limitaciones de las medidas adoptadas por su gobierno en enero y septiembre de este año, y ante una pregunta de la prensa nacional eludió dar detalles de cuáles serían las principales limitaciones que enfrentan las iniciativas de la administración Obama.