Un grupo de ciudadanos protestó la tarde de este miércoles en la entrada al Ingenio San Antonio, municipio de Chichigalpa.

Durante la protesta las personas trataron de impedir el acceso a las instalaciones de la empresa, quemando un cajero de un banco local, dañando la tienda de una gasolinera y herido a un policía, el cual junto a un grupo de agentes antimotines trataba de restaurar el orden público.

El oficial herido fue identificado como Alfonso Silva.

Estos ex cañeros exigen una indemnización a la empresa, así como también el reconocimiento jurídico de la Asociación conocida como Nueva Esperanza, la cual aglutina a unos 800 enfermos de Insuficiencia Renal Crónica (IRC).

Durante la protesta, los demandantes usaron piedras y bombas molotov contra la Policía Nacional.

El objetivo de la institución policial fue garantizar el derecho ciudadano a la protesta, pero sin que ello obstaculice o violente el derecho a la libre circulación de las personas y el acceso al Ingenio San Antonio.

La jefa de la Policía en Chinandega, comisionada mayor Fátima Flores, llamó a la prudencia a las personas que protestan y que las cosas no pasen a más.

“Se les ha garantizado su derecho a protesta, se les dijo que así como ellos tienen derecho a protestar también los ciudadanos tienen el derecho de transitar y también las empresas, de trabajar”, manifestó en declaraciones a los medios.