El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Cámara Minera de Nicaragua (Caminic) rechazan las acciones violentas emprendidas por un pequeño grupo de personas en contra de pobladores, policías, funcionarios y bienes de la empresa B2Gold en Mina El Limón, departamento de León.

Cosep y Caminic catalogan estas acciones como “irresponsables" e "ilícitas” que afectan “el orden, el derecho al trabajo y la integridad de una comunidad entera”.

“Dichas acciones son consecuencia de la manipulación a un caso estrictamente laboral, en el cual la empresa conforme a Derecho ha observado en forma rigurosa las leyes laborales; razón por la cual esta decisión administrativa fue avalada y respaldada por las autoridades del Ministerio del Trabajo”, señalan en un comunicado.

Ambas organizaciones empresariales manifiestan que la violencia no es una opción para conseguir objetivos como tampoco para plantear demandas.

“Hemos planteado que la violencia no es una opción para conseguir objetivos ni plantear demandas y hemos instado a que a se desistan de las actitudes violentas y se recurra a los instrumentos legales vigentes para ejercer derechos”, afirman.

Cosep y Caminic recuerdan que la minería es el motor económico y social de la comunidad de Mina El Limón, por lo que estos actos a quienes están afectando principalmente es a las familias de la zona, lo cual se verá agravado si la empresa decide suspender sus operaciones. Esto a su vez afectará la imagen del país y la atracción de las inversiones, aseguran.