A la par que la pobreza en Nicaragua se ha venido reduciendo hasta casi un 13% entre el periodo 2009 al 2014, los nicaragüenses están aumentando sus niveles de consumo al pasar de C$23,669 a C$31,674 per cápita anual, un incremento del 33.8% (C$8,006), según reflejan los datos de la Encuesta de Medición del Nivel de Vida (EMNV) 2014 que ha sido presentada por el INIDE.

Carlos Sobrado, especialista en medición de niveles de pobreza del Banco Mundial, brindó un análisis particular del agregado de consumo de este informe, que destaca que los rubros alimentos y no alimentos (vivienda, salud, educación, equipamiento del hogar y gastos personales) siguen constituyendo los principales rubros de consumo.

De acuerdo al detalle de distribución de los componentes del consumo en sus diferentes quintiles, el informe refleja que los alimentos siguen siendo la prioridad, seguido de la vivienda, salud, educación, gastos personales, transporte y uso de bienes durables (principalmente celulares y motocicletas en los sectores de pobreza general; mientras en el grupo de No Pobres, vehículos y aparatos tecnológicos).

Más personas y hogares con celulares

En otro cuadro denominado evolución de los indicadores socioeconómicos de la EMNV, destaca que entre el 2009 al 2014 el total de miembros en los hogares disminuyó del 4.75% al 4.34, el hacinamiento pasó del 20% al 11%, la baja educación se redujo del 14 al 8%, la tenencia de televisor (más familias tienen un televisor) aumentó del 72% al 75%, tenencia de celulares se incrementó del 62 al 89% (más personas con celulares) y más hogares con celulares pasaron del 1.7 al 2.1%, mientras la compra o tenencia de motocicletas pasó del 5 al 11%.

En cuanto a la variación del consumo promedio anual per cápita total por quintil (Un quintil es la quinta parte de una población estadística ordenada de menor a mayor), destaca que su consumo en el primer quintil pasó de 8,097 a 10,772 córdobas anuales, en el segundo pasó de 13 mil 243 a 17,272, el tercero de 18,422 a 24,279, el cuarto de 25,875 a 34,176 y el quinto quintil pasó de 52,671 a 71,861 para un promedio per cápita anual de 31,674 córdobas.

Programas sociales han ayudado

Sobrado comentó que uno de los los factores por los que se ha reducido la pobreza en el periodo señalado se debe a la disminución de miembros en el hogar y esto tiene que ver con que la tasa de fecundidad ha disminuido, y con ello el tamaño de los hogares se empieza a reducir. Entre el 2009 y 2014 se redujo el número de miembros por hogar de 4.75 a 4.34, lo que a su vez ayuda al crecimiento del consumo per cápita.

Igual ayudó a esta reducción el ingreso de remesas que aumentaron en 7,603.7 millones, para un promedio de 946 dólares por cada nicaragüense por año, lo que también ayudó a un 12% de incremento en consumo durante el periodo.

El otro factor valorado por el especialista del Banco Mundial, es en torno a los programas sociales como la merienda y mochila escolar que permitieron una reducción del 2 por ciento de reducción y por último el aumento de los ingresos laborales per cápita aumentó. Cada uno de estos factores explican en parte la reducción de la pobreza en 13% y con ello se aumentó el consumo per cápita.

Sobrado aseguró que estos dos programas son parte del ejemplo, aunque no descartó que otros programas sociales hayan ayudado a esa reducción porcentual de la pobreza, sin embargo aclaró que eso no fue medido en esta encuesta.

“También los programas sociales, al menos la cobertura y el número de los programas sociales ha aumentado significativamente desde el 2009 hasta el 2014. Nosotros hicimos una pequeña prueba con la mochila y el alimento escolar y vimos que tiene una incidencia importante sobre la pobreza, en términos de pobreza ellos ayudan a reducir dos puntos porcentuales la pobreza”, comentó Sobrado.