La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, informó que el Ministerio de la Familia, ya presentó un informe al Comandante-Presidente Daniel Ortega sobre las familias que habitan en un campamento religioso en condiciones precarias en la zona de Mechapa, municipio de El Viejo, departamento Chinandega.

Rosario explicó que el informe es parte de las indagaciones y verificaciones que continúan sobre el campamento que tiene esa comunidad o grupo religioso en Chinandega.

"Recopilamos datos, luego verificamos datos, al mismo tiempo encontrándonos con la triste realidad de la negativa de las personas que están a cargo de los niños para recibir atención en salud. Según nos reporta la Compañera Marcia Ramírez, Ministra de la Familia, todos andan descalzos, sin aseo, requieren todo; y el problema es que ya se encontraron varios niños procedentes de Jinotega sin presencia de padres", comentó la Compañera.

"Ahí hablamos que estamos en un proceso de vacunación, es imposible saber si estos niños han sido vacunados, por lo cual a nosotros nos preocupa la posibilidad de una epidemia, habían varios niños con varicela, no van a la escuela, siguen negándose a que los niños vayan a la escuela, es una situación delicada. También hay varias personas con afectaciones odontológicas, con dolores pero también se niegan a recibir atención odontológica", agregó Rosario.

Informó que la mayoría de los niños tiene problemas respiratorios, en piel, signos de desnutrición y señales de ser niños con parásitos.

"No hemos podido convencer a estas personas de la necesidad de que los niños sean atendidos. Estamos trasladando al Presidente toda la información que vamos encontrando para que se llegue a una conclusión, siendo sumamente cuidadosos en el sentido de dejar claros que en nuestro país somos respetuosos de las creencias, de la fe de las personas, hay libertad de culto y de religión; (pero) la preocupación de nuestro gobierno son la cantidad de niños que están en ese lugar concentrados, desconociendo nosotros si sus padres están con ellos, si fueron llevados con voluntad de sus padres, esa es la investigación que estamos haciendo. Mientras tanto vamos a seguir tratando de persuadir a estas personas que permitan el cumplimiento de las leyes en nuestro país. Los niños tienen derecho en Nicaragua, y tienen derecho a recibir salud y a recibir educación y a la protección de una familia y esa legislación se tiene que cumplir", manifestó la Compañera.

"En eso estamos persuadiendo, para garantizar los derechos, como tratamos de garantizar todos los días los derechos de la niñez, y sobre todo el derecho a contar con lo básico y elemental que un ser humano requiere en la vida, el derecho a contar con nutrición, alimentación, salud, educación y la protección y el cariño de una familia", indicó la Compañera Rosario.