Funcionarios del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE) presentaron en la pinacoteca del Banco Central de Nicaragua (BCN) los resultados de la Encuesta de Medición del Nivel de Vida 2014, que arroja datos reveladores sobre la reducción de la pobreza general y la extrema pobreza en el país en los últimos años y el avance en la restitución de derechos de las familias nicaragüenses.

La encuesta fue realizada por el INIDE, con la asesoría técnica del Banco Mundial, en un total de 7,570 viviendas en Managua, zona del pacífico, centro y la Costa Caribe.

Pobreza general se reduce casi un 13%

Entre los principales resultados de la encuesta, se destaca la reducción de la pobreza general a nivel nacional, que pasó de un 42.5 a un 29.6 por ciento, del 2009 al 2014 (una reducción del 12.9%). En el área urbana la pobreza general pasó del 26.6% al 14.8%, mientras en la rural pasó del 63.3 al 50.1%.

Además, la pobreza extrema se redujo a nivel nacional de 14.6 a 8.3 % del 2009 al 2014 (reducción de 6.3%). En el área urbana se redujo del 5.6% al 2.4%. En el sector rural pasó del 2009 de 26.8% al 16.3%.

La encuesta también midió cómo se encuentra el aumento de consumo per cápita, que alcanzó un 33.8% anual.

De acuerdo a los datos, actualmente en Nicaragua el 70.4 % de la población está en el rango de familias “no pobres”; el 29.6 % se ubica en “pobres generales”; y dentro del grupo de la pobreza general, un 8.3% vive pobreza extrema. En el área urbana el 85.2% de las familias se ubica en “No Pobres”, el 14.8% en “Pobres Generales” y dentro de este último grupo un 2.4% vive en pobreza extrema.

En el área rural un 49.9 % se ubican en No Pobres, un 50.1% en pobres generales y de este grupo hay un subgrupo del 16.3% viven en la extrema pobreza. El estudio refiere que la pobreza general incluye también a los pobres extremos.

“Cuando hablamos de pobreza general estamos hablando de un subconjunto de pobres extremos, más otro grupo de pobres que si bien no son extremos, pero están en condición de pobreza y esto es importante para poder comprender los resultados”, aclaró el especialista del INIDE.

Agregó que “uno de los principales resultados que hemos encontrado en la Encuesta del Nivel de Vida 2014, es que la incidencia de la pobreza mantuvo su tendencia a la baja en el periodo 2009-2014, una reducción significativa de la pobreza”.

Las personas que tienen un consumo per cápita anual menor a 10 mil 523 córdobas son considerados pobres extremos; los que tienen un consumo per cápita anual mayor a 10 mil córdobas y hasta 17,011 córdobas, son considerados pobres generales; y los que tienen un valor de consumo mayor o igual al valor de 17 mil córdobas son considerados no pobres, señala el estudio.

En cuanto a región, Managua presenta el menor índice de pobreza general con 11.6%, y los no pobres 88.4% y dentro del grupo de pobres generales un 1.8% está en condiciones de pobreza extrema.

En el pacífico, los valores se encuentran en 81.5% para los no pobres, un 18.5 viven en pobreza general y dentro de este grupo un 3.8% vive en pobreza extrema. Para la zona central, hay una mayor incidencia de pobreza general con 44.4% y dentro de este grupo un 13.9 vive en condiciones de extrema pobreza y el 55.6% son no pobres. En la región del Caribe un 61% son no pobres, un 39% se ubica como pobres generales y de aquí un subgrupo que alcanza el 11.5 vive en condiciones de pobreza extrema.

[email protected] hemos contribuido a estos resultados

El compañero Ovidio Reyes, presidente del BCN, comentó que los resultados son parte del esfuerzo que ha venido impulsando el Gobierno Sandinista con sus diferentes políticas sociales y económicas, en las que el principal protagonista son las familias nicaragüenses.

“Los resultados muestran una reducción significativa de la pobreza después que esta fue medida en el año 2009. Ahora en el 2014, muestra que Nicaragua ha visto reducida la pobreza a un 29.6% a nivel general y a un poco más del 8% a nivel de la pobreza extrema. Lo más importante es que las políticas y las acciones, el trabajo tesonero de todos los nicaragüenses está logrando los objetivos y el objetivo central se está cumpliendo de reducción de la pobreza y de mejora en el bienestar de todos”, expresó Reyes al brindar sus comentarios sobre los resultados.

También destacó que en los últimos años el consumo real de la población está subiendo en todos los sectores de la sociedad.

“Esto es algo que nos llena de mucho entusiasmo, pero sí nos compromete a trabajar más duro para Nicaragua. Esta reducción es el resultado del trabajo duro de todos los nicaragüenses y de las políticas y acciones que el gobierno ha venido implementando enmarcado en lo que constituye el objetivo central de todo su programa, que es la lucha contra la pobreza y la mejora del bienestar de todos los nicaragüenses”, declaró Reyes, que agradeció el aporte de la comunidad internacional para lograr estos resultados.

Banco Mundial: “Se han alcanzado logros muy sustanciales”

Entre los que conocieron los estudios, se encontraba el señor Luis Constantino, representante del Banco Mundial en Nicaragua, quien se mostró muy complacido que las familias estén logrando mejorías en sus niveles de vida.

“Son resultados muy positivos, se está reduciendo la pobreza a media de dos por ciento al año, y principalmente la pobreza extrema que es un área muy difícil de reducir y aquí se alcanzaron logros muy sustanciales”, destacó Constantino.

Manifestó que la gran enseñanza que deja estos resultados, es que aquellos factores que permitieron el éxito, se deben multiplicar en aquellas familias que aún viven en extrema pobreza.

Subrayó que hay que seguir replicando y promoviendo la merienda escolar y la mochila escolar; ambos programas han permitido que más niñ@s permanezcan en las escuelas, lo que conlleva a tener acceso a la educación.

Consideró que otros programas que han permitido mejoras en los niveles de vida de las familias, son el acceso a los servicios básicos (agua potable, energía eléctrica), la educación y al sistema de salud pública, así como las políticas de crecimiento económico, como la atracción de más inversiones que ayudan a incrementar el empleo en el país.

Carlos Sobrado, especialista en medición de niveles de pobreza del Banco Mundial, hizo comentarios sobre los resultados, indicando que la reducción de la pobreza en los últimos años se debe a varios factores, entre estos los programas sociales del gobierno, la reducción en el número de miembros en el hogar, el aumento en las remesas familiares y el aumento en los ingresos laborales.

Asistieron a la presentación funcionarios del Gobierno Sandinista y representantes del cuerpo diplomático, así como organismos internacionales como el Banco Mundial, FAO y FMI, entre otros. En las últimas décadas se han realizado seis encuestas de niveles de vida, entre estos 1993, 1998, 2001, 2005, 2009 y 2014.