Un aproximado de 41 mil personas, entre extranjeros y nacionales, han ingresado y salido del país a través del puesto fronterizo San Pancho, en el municipio de San Carlos, desde su apertura el pasado mes de mayo dejando en evidencia la agilización del flujo migratorio y la dinamización comercial entre Nicaragua y Costa Rica.

Este puesto migratorio inició operaciones el 2 de mayo, un complemento del puente Santa Fe, una construcción sobre el majestuoso Río San Juan que vino a permitir la conexión terrestre con Costa Rica y brindando de esa manera nuevas opciones de ingreso y salida del territorio nacional a los habitantes de la zonas centrales y norte de Nicaragua, pero sobre todo reduciendo tiempo, distancia y costos a los viajeros que antes debían salir y entrar a tierra pinolera por Peñas Blancas e incluso esperar mucho tiempo para viajar vía acuática por el Río Frio hasta llegar a la frontera costarricense en Los Chiles.

El teniente Primero Celso José Ramírez Flores, jefe de Migración y Extranjería en San Carlos, explicó que con este puesto migratorio se ha agilizado y dignificado el trámite para los nicaragüenses que viajan con frecuencia al vecino país del sur, así como el ingreso a suelo nicaragüense a los costarricenses y de otras nacionalidades.

Indicó que el flujo regular diario de lunes a viernes ronda las 245 personas y en fines de semana oscila entre las 400 y 600 personas que ingresan y salen del país, a quienes se les brinda un servicio de calidad y con calidez.

Este nuevo puesto fronterizo ha sido destacado positivamente por los nicaragüenses que acostumbran trabajar o comercializar en suelo tico, dado que ello representa más facilidades para salir e ingresar a Nicaragua.

“Sinceramente, a muchos nicaragüenses nos ha beneficiado, la mayoría que viaja con su papelito en regla porque es un paso corto, está bonito y el puente fue una bendición para nosotros que podemos transitar por acá, para todos los que tenemos que trabajar en el país vecino porque nos ahorra distancia, tiempo y dinero”, manifestó Alexander Duarte.

Marvin Valle afirmó que aunque viaja con poca frecuencia hacia Costa Rica, este nuevo puesto es de mucho provecho porque acorta distancia, dado que antes debían pasar hasta cinco horas esperando que una lancha se llenara para llevarlos hasta Los Chiles.

“Ahora no tenemos ningún obstáculo para pasar, por lo menos los que andamos con el pasaporte todo marcha bien, (recibimos) buena atención”, dijo Ricardo Morales.

Juan Carlos Calero, transportista de la zona, aseguró que tanto el puente Santa Fe como el puesto migratorio San Pancho, ha sido de gran beneficio para los viajeros como los transportistas porque ahora pueden hacer viajes más directos hasta la frontera y viceversa, obteniendo con ello más ganancias y llevando directamente a los viajeros hasta su destino sin que deban tomar dos o tres medios de transporte diferentes.