El Gobierno chino podría unirse a la acción militar rusa que se desarrolla en Siria, en aras de combatir al grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (EI), responsable de más de ocho millones de desplazados en la región.

Es probable que los aviones chinos se unan a las operaciones aéreas rusas contra el terrorismo, puesto que Beijing avisó a Moscú que pronto se sumaría a la campaña militar en Siria, ésta que ha logrado la retirada de más de tres mil extremistas, quienes intentan llegar a Europa.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi dijo durante su intervención en las Naciones Unidas que “el mundo no puede mantenerse al margen y sentarse a mirar con los brazos cruzados” e invitó a las naciones a unir esfuerzos.

Esta posible intervención de China representaría un evento histórico para Pekín, pues será su primera operación militar en Oriente Medio. Además, se trata de la primera vez que se va a emplear el portaaviones Liaoning en condiciones de combate real.

Por otro lado, Irak y Rusia acaban de concluir un acuerdo para que la aviación rusa empiece a utilizar la base aérea de Al-Taqaddum, en Habaniya, a 74 kms al oeste de Bagdad, para bombardear las posiciones de Estado Islámico en el norte de Irak y en el norte de Siria.

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, afirmó el jueves que su país daría la bienvenida a los ataques aéreos de Rusia contra el EI en Irak.

El corresponsal permanente de teleSUR en Damasco (capital) Hisham Wannous destacó que en sólo 24 horas y con 20 vuelos, los ataques rusos lograron atacar nueve posiciones del Estado Islámico destruyendo sus depósitos de armas, fábricas de cinturones explosivos, carros minados y demás municiones de guerra.

Wannous aclaró una vez más que las bombas rusas no alcanzan la vida de los civiles, pues son dirigidas por satélites especializados hacia objetivos concretos terroristas, con margen de error casi nulo.

Por su parte, el ministro de Defensa ruso, Ígor Konashénkov informó que los aviones Su-34, Su-24M y Su-25 lanzaron ataques con el objetivo de desorganizar el control de los terroristas e interrumpir el sistema de suministro técnico-militar de estos", dijo.

Konáshenkov precisó que los cazas Su-24M atacaron un centro de comunicaciones del Estado Islámico en la provincia siria de Homs (centro-oeste) y destruyeron un puesto de mando cerca de Rastán, en la provincia de Hama (centro). Asimismo, cerca de la localidad de Talbisah, en la misma provincia de Homs, fueron atacadas tres instalaciones utilizadas por el Estado Islámico. Los ataques destruyeron dos arsenales.

Los ciudadanos sirios de los territorios controlados por el Gobierno de Bashar al Assad han recibido a los rusos como héroes militares y creen que la operación aérea de Moscú contra el Estado Islámico pondrá fin a la guerra, informan los medios británicos.

La editora de información internacional de una cadena de televisión británica, Lindsay Heelsum, reportó que “los residentes de los territorios controlados por el Gobierno sirio de Latakia and Tartús ven a los rusos como amigos leales y que después de cuatro años de guerra civil han venido para ayudarles”.

"Los rusos son los héroes del día. La población local le da la bienvenida a los extranjeros que los visitan y expresan su entusiasmo por el presidente Putin, quien, según creen, los librará de terrorismo", afirmó.

La periodista dijo que muchos de los ciudadanos sirios suponen que Occidente está apoyando al Estado Islámico.

"Vemos que los rusos están decididos a derrotar a los terroristas, mientras que los estadounidenses y su coalición parecen no tener esa intención. El año pasado, EE.UU. luchó contra el terrorismo, pero el EI se fortaleció en lugar de volverse más débil. Por eso creemos que la coalición estadounidense no muestra intenciones serias", cita la periodista británica al alcalde de Tartús.