El mensaje del Comandante Daniel Ortega, leído por el vicepresidente Omar Halleslevens ante la ONU, es consistente con la política exterior que desde hace ya varios años ha mantenido Nicaragua.

De acuerdo al analista político Cairo Amador, el llamado a refundar el organismo es algo sumamente necesario en un contexto internacional bien difícil.

Es una posición “consistente con lo que se ha venido manejando en política exterior de Nicaragua, y con lo que el padre (Miguel) D´Escoto Brockmann, desde su posición de Presidente de la Asamblea General, propuso hace un par de años”, manifiesta.

Cataloga así mismo el mensaje como latinoamericanista desde una perspectiva de cultura de encuentro, es decir, donde la región tenga una sola voz y consenso alrededor de los intereses comunes.

Igualmente indica que la idea de hacer de la ONU un organismo que vele por la paz es fundamental. “La paz se logra y se mantiene mientras más inclusiva sea la Organización de Naciones Unidas”, expresa.

Liderazgo de Daniel está reconocido

Amador afirma que los conceptos expresados por Daniel han sido recogidos por varios cables internacionales, lo cual expresa el peso que tiene Nicaragua a nivel mundial.

En este sentido, destaca el liderazgo de Daniel al ser un firme defensor de la paz, como por ejemplo en las negociaciones entre las FARC y el Gobierno de Colombia y en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

El analista destaca igualmente la posición de Nicaragua ante los conflictos mundiales.

“Entre los conflictos mundiales que han habido, uno de los países centroamericanos que tiene una posición clara con respecto al Medio Oriente es Nicaragua”, subraya.

Ante estas posturas, Nicaragua queda ante Naciones Unidas como un país promotor de “su espíritu de paz, de diálogo, de entendimiento, de búsqueda de consenso”, reflexiona Amador.