De acuerdo al último Análisis Estadístico de la Ganadería Bovina en Nicaragua, presentado este miércoles por el Banco Central (BCN) y el Ministerio Agropecuario (MAG), el hato ganadero del país asciende a unos 5.2 millones de cabezas, lo cual representa una cifra suficiente para garantizar las exportaciones y la demanda nacional.

El presidente del BCN, Ovidio Reyes, señaló que hay una estructura poblacional ganadera que favorecerá en los próximos meses la producción de ganado apto para el destace.

Recordó además que el último Censo realizado (año 2011), arrojó 4.1 millones de cabezas, de tal manera que comparado con los resultados obtenidos en este nuevo análisis, hay una consistencia con las inversiones que el sector ha realizado tanto en tecnología, mejoramiento de pastos y el incremento de la actividad lechera.

“El sector mantiene un hato que es suficiente para abastecer tanto la producción nacional como las exportaciones”, fue enfático el funcionario, subrayando que la ganadería es “un pivote y un pilar en todo el sistema de producción agropecuaria del país”.

No hay grandes fugas de ganado

Ante los señalamiento de que había una fuga de ganado, Reyes señaló que los hallazgos indican que esto no está ocurriendo de manera significativa.

“Siempre han habido salidas de ganado y ahí las instituciones de gobierno han actuado en conjunto con los productores (para tratar de frenarlo), pero no pareciera que eso está ocurriendo, al contrario lo que pareciera más bien es que hay un crecimiento sostenido del hato ganadero y que eventualmente esto va a continuar y que se va a continuar fortaleciendo”, explicó Reyes durante la presentación del informe a representantes de la industria cárnica y ganadera de todo el país.

Este estudio sostiene que entre 2011 y 2012 se registró una extracción atípica de ganado, aunque ya en el período 2013-2015 se muestra una recuperación.

En este 2015 también se reporta un aumento de 130 fincas grandes en los registros y un 26% de incremento en el hato ganadero si se compara con el 2011. De la misma forma, se señala que un 58% de las fincas tienen fuentes de agua y un 6% sistemas de riego.

En relación a la demanda interna, el BCN destaca que frente a los altos precios de la carne de res, la curva de consumo se redujo. Ello se evidencia en que el consumo per cápita pasó de 12.8 lb en 2011 a 8.87 lb en 2014. Contrario a ello, se reporta un incremento en el consumo de la carne de pollo.

Sector no deja de crecer

El Ministro Agropecuario, Edward Centeno, señaló que a pesar de las fluctuaciones propias del sector “el hato no ha dejado de crecer”.

“En algún momento aquí hablamos de que el hato estaba prácticamente en la debacle, eso no es cierto (...); que en un año, dos años, la ganadería estaba caída y eso no es cierto. Lo que esto demuestra es lo contrario, que ha venido creciendo de manera sostenida”, subrayó Centeno.

El funcionario ejemplificó que el índice de "parición" en el último informe es del 64%, lo cual es mucho mayor al 57% registrado en el 2011.

“El hato nacional ha crecido, no tenemos problemas, tenemos una camada de terneros que viene ahí realmente sustantiva e importante, tenemos (....) más de 1 millón de vacas paridas”, manifestó Centeno descartando que el hato nacional esté en peligro.

Productores e industria se muestran satisfechos con resultados

Juan Ramón Aragón, productor de Boaco, expresó que las estadísticas presentadas este miércoles vienen a reforzar la tesis de quienes sostienen que la ganadería nicaragüense está creciendo y que no existe extracción en grandes proporciones.

“El hato nacional ha tenido un incremento fuerte en los últimos años, porque los índices de parición y de reproducción del hato han ido mejorándose sustancialmente (...)”, afirmó.
Aragón apuntó que las inversiones que ellos hacen son producto de la misma ganadería y no de créditos bancarios.

Los sectores recuerdan que al ser Nicaragua un país agropecuario, existe una satisfacción de que el hato ganadero se mantenga.

“Creo que vamos en vías de crecimiento, y en la medida que todos pongamos de nuestra parte, incluyendo las autoridades nacionales militares y civiles, crear un crecimiento en el hato y procesar esa carne en Nicaragua”, dijo José Daniel Núñez, vice presidente de la Cámara de la Carne.

Durante el estudio, se pudo observar que la falta de lluvia parece no estar afectando en gran medida al sector, ya que se reportan migraciones hacia zonas más húmedas.